hace frío fernando

Una poética estación Sayago en medio de la niebla invernal y nuestro SX(M) Fernando Manzoni

Analizamos en este artículo las características demográficas de nuestro barrio. Los datos a disposición lamentablemente no son muy actuales, se habla de cifras actualizadas al 2015, pero sirve igualmente como referencia sobre los pobladores del barrio. Los datos del Instituto Nacional de Estadísticas hablan de una población total para el barrio de Sayago de 14.692 personas, 6610 de las cuales son hombres, mientras 8082 mujeres. Prácticamente, los habitantes del barrio Sayago corresponden al 10 por ciento de la población del municipio G que según los datos de INE sería de 140.000 personas. La población afirman las notas del INE habría aumentado gracias a la instalación de numerosos nuevos grupos habitacionales (estamos hablando del censo del 2011) como núcleos básicos evolutivos, cooperativas de vivienda, etc.
El barrio Conciliaciòn, “primo hermano” del barrio Sayago era en 2011 de 20.319 personas 9671 de las cuales hombres y 10648 mujeres. Solo para hacer una comparación, el vecino barrio Colón tenía en el 2011 una población de 31.135 personas, siendo 14711 hombres y 16423 mujeres.

Fuente: https://www.ine.gub.uy/web/guest/censos-2011

Visita y regístrate en el Facebook de Villa Sayago de Fernando Manzoni y haz aún mas grande la comunidad de vecinos en todo el mundo.

Quiero agregar un único comentario que me vino a la mente y que charlamos, virtualmente con Fernando, den un pequeño “vichazo”, una ojeada a los números de visualizaciones de VillaSayago.Com a través del tiempo, desde el lejano 2008 cuando arrancamos hasta ahora.
Si comparamos la población, ya no digo de Sayago específicamente, sino la del completo Municipio G, los números son increíbles : el municipio tiene 140.000 habitantes; Sayago 14.692, si agregamos Conciliación que disponía en 2015 de unas 20.000 personas aproximadamente suman unos 35.000 mas o menos hoy.
Sin embargo las visualizaciones de VillaSayago.Com desde 2008 hasta ahora son de 871.879 !!
Esto es casi como decir que todo el municipio G nos leyó entre 7 y 8 veces !! Ni yo lo puedo creer. Gracias a todos los que lo han hecho posible, comenzando por Fernando que escribió este texto que saca los números a relación.

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras


derivadas 3.0 Unported License

Diagrama de Mario Marotti del recorrido y desvíos de la Combinación Sayago-Peñarol .

Diagrama de Mario Marotti del recorrido y desvíos de la Combinación Sayago-Peñarol .


Entre los materiales para elaborar una nota ya publicada sobre los horarios de la Combinación Sayago-Peñarol de 1960, Mario Marotti del Grupo Trenes de Uruguay nos hace llegar también un diagrama realizado de su propia mano, del trayecto y desvíos que poseía el servicio desde Sayago a Peñarol. Nos llamó la atención en el diagrama, un desvío que pocos llegaron – llegamos – a conocer, este es el que conecta la vía que va hacia fuera – dirección interior – con la vía de entrada, dirección Central.
Mario, con su conocimiento erudito en el tema, nos explica lo siguiente:

Qué tal Gabriel, vecinos de VillaSayago.Com ?

Desvío indicado en diagrama que me planteó la duda....

Desvío indicado en diagrama que me planteó la duda….


Yo tampoco llegué a conocer ese cambio. Pero mirando con atención la vía en ese sitio, se veía que sobresalía un durmiente largo, con varios agujeros, que debió ser donde estaba apoyada la marmita.

Ese desvío (en la década del 30 existía) estaba pensado para que los trenes de carga saliendo de Bella Vista pudieran ser empujados desde cola por la máquina de maniobras de Bella Vista hasta Sayago. Esa subida, desde Yatay hasta Sayago, debió ser bastante exigente para las máquinas de vapor más viejas y chicas.

En ese punto, la maniobrera dejaba de empujar, cruzaba por ese cambio y regresaba a Bella Vista para continuar con sus tareas. Desconozco hasta cuando fue utilizada esa práctica y cuando fue levantado el cambio. Es muy probable que en los últimos años de existencia ya no se usara con ese fin y se lo haya dejado para cambiar de vía un tren en caso de emergencia, accidente o rotura.

Otra cosa interesante es que todos los trenes circulando por la vía doble toman el cambio de talón, es decir, no hay ningún peligro de generar un accidente. Es una práctica habitual en desvíos de cruce en vía doble. El de Km. 7 tenía ese mismo sentido también.

Un cordial saludo
Mario Marotti


Sayago, cambios de cruce y señalización ferroviaria, por Mario Marotti.

Sayago, cambios de cruce y señalización ferroviaria, por Mario Marotti.


También nos hace llegar, una fotografía del cartel indicador, seguramente de la casilla de señales de Sayago,donde constan todos los desvíos desde km 7 – la fábrica de Portland – hasta los del triángulo ferroviario. Todos los días se aprende algo nuevo! Para los que somos aficcionados a todo lo referente al tren – eje por otra parte de nuestro barrio – no deja de asombrarnos conocer algo mas de nuestro ferrocarril al paso por Sayago.

¿Llegaste a viajar en la Combinación Sayago-Peñarol ?
Esperamos tu comentario.

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 2 mayo 2021

Torneo Villa Sayago de Baby Fútbol, allá por 1961

Torneo de fútbol en Sayago, allá por 1961

Torneo de baby-fútbol en Sayago, allá por 1961


Nos llega de parte de Oscar López, una publicación – que transcribimos mas abajo – detallando un certámen de Baby Fútbol que se realizó en Sayago en virtud del Aniversario de la Comisión Nacional de Educación Física. El material aparece publicado en internet en la página de “Viejo Uruguay”, por Yrag Mornas.
Gracias Oscar.


TORNEO DE BABY FUTBOL EN SAYAGO

Organizado por la Comisión de Fomento de Sayago, al inaugurarse el Parque denominado “Villa Sayago” y como homenaje a los 50 años de la Comisión Nacional de Educación Física, se realizó un significativo acto social-deportivo, ya postergado en reiteradas oportunidades como consecuencia de la inestabilidad del tiempo, y que contó con la presencia de gran cantidad de aficionados que dieron un magnífico marco a la fiesta.

Con anterioridad a la iniciación de los festejos, un helicóptero de las Fuerzas Armadas sobrevoló el escenario, siendo el portador de la pelota y la bandera que, elevada en el mástil erigido al efecto, presidió los acontecimientos.

Facsímil del artículo del torneo de baby-fútbol de 1971

Facsímil del artículo del torneo de baby-fútbol de 1971


Posteriormente se efectuó un desfile con participación de los equipos que integran el referido certamen, hecho este que fue calurosamente aplaudido por los espectadores.

Desde todo punto de vista resulta beneficioso para nuestros niños la programación de actividades como ésta, que representa un extraordinario aliado para la cultura física de los mismos.


Tenemos entre los lectores quienes se reconozcan en las imágenes o conozcan a los “cracks” que aparecen?
Esperamos todos vuestros comentarios, como siempre.

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 29 abril 2021

PRIMERO DE MAYO EN MESA 3, por Fernando desde Italia

Foto Fernando Manzoni © 2010

Al inicio de los años 80, cuando estaban prohibidos los actos y las manifestaciones públicas, había un lugar en Sayago donde los primeros de mayo, a la calladita, se juntaba una linda multitud.

Se trataba de los torneos del 1ro. de mayo de la Cooperativa Mesa 3. En las “casitas” de Garzón y Propios, unos días antes empezaba el movimiento interno para esta hermosa manifestación.

Una semana antes se hacía el sorteo de los equipos y el fixture, dos días antes se pintaban las rayas, se ponían las redes y la canchita que daba a Garzón quedaba pronta para el primero.

Las primeras horas del primero de mayo, los viejos parlantes apoyados a las barandas de los “tres niveles” arrancaban con el barullo.

Los equipos participantes eran patrocinados por los negocios de la cooperativa y llevaban sus nombres, así en el fixture se podían leer los nombres del Salón Barbarroja, de la Peluquería de Horde, de la Ferretería, la Verdulería, el Supermercado, la Cantina, la Tienda de Novo, la Farmacia Pereira, los odontólogos y algunos otros.

El primer partido por lo general se jugaba con poco público, a las nueve de la mañana el primero de mayo el aire estaba bastante fresco, pero a eso de las 11, la canchita se llenaba de gente, vecinos de termo y mate se iban arrimando, algunos se traían las sillas plegables, otros los banquitos, muchos subían a las escaleras de los tres niveles, otros miraban el partido de atrás del arco o en el costado donde estaba la vía, otros sentados en los tablones que se habían colocado al borde de la cancha.

La primera parte del torneo terminaba a eso del mediodía y se volvía a la cancha después de comer. El primer partido de la tarde era exageradamente lento, culpa de los tallarines del almuerzo y del vino tinto que empezaba a hacer efecto, pero a eso de las tres, cuando se definían las semifinales, el ambiente era de estadio Centenario.

No faltaban las patadas, las bromas entre compañeros, las tomaduras de pelo por algún jugador en sobrepeso o demasiado malo. A eso de las cuatro se entraba en la parte final del campeonato, se jugaban las semifinales y a las cinco la finalísima, con el sol que empezaba a bajar sobre el horizonte.

La final era el partido con más participación de vecinos. Toda la cooperativa y mucha gente del barrio se arrimaba a ver el encuentro, que terminaba picándose por la “puesta en juego” y se volvían partidos luchados hasta el final.

Ya con el frío que empezaba a congelar las manos, se hacían las premiaciones y los organizadores se apresuraban a levantar todo, sacar las redes, llevarse los tablones y los parlantes.

Estos eran primeros de mayo como se debe, en tiempos en los cuales “no existía” el primero de mayo. Qué tiempos….

Fernando Manzoni

Pregunta: ¿ tenemos algún vecino de aquellos años que tenga fotos de este certamen, de sus jugadores o de algún equipo ganador ?
Si es así, hacerlas llegar al mail de contactos de VillaSayago.Com

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 25 abril 2021

Don Víctor, por Fernando desde Italia.

Estadio Oficial abierto de Olazábal ( © T. Doutón, 2009 )

Estadio Oficial abierto de Olazábal ( © T. Doutón, 2009 )

En la era de los supermercados y centros comerciales, el almacén de don Víctor en Olazábal y la vía se volvió prácticamente parte del folklore de nuestro barrio.
Como aquel almacén seguramente habrían muchos otros por la zona, pero el de don Víctor y Andrés era especial.

Don Víctor, con su chaleco de lana y su acento español te recibía detrás de un mostrador de madera y te iba entregando lo que le ibas pidiendo. Los huevos te los envolvía en papel de diario, el dulce de leche, que se podía comprar suelto, te lo ponía en una bolsita de nylon si no llevabas un recipiente desde casa.

En el almacén de Olazábal se podían comprar los fideos sueltos, el kerosén que estaba en un bidón entrando a la izquierda con tanto de aserrín en el piso para que absorbiera lo que iba quedando en la manguera y hasta alcohol azul.

Azúcar y galletitas también se podían comprar sueltas, y la calidad del almacenero se veía propio en el paquetito que lograba hacer con el papel de astrasa con adentro la yerba, el azúcar o el arroz, dejando dos orejitas perfectas que milagrosamente nunca se abrían.

La leche venía en botellas de vidrio con tapita de aluminio plateada y tenías que llevar los envases porque si no te los cobraban, hasta fruta y verdura vendían en lo de don Víctor y la cosa más emocionante era verlo cortar con un serrucho la tajada de zapallo en manera perfecta.

A medida que te iba dando la mercadería, iba apuntando en la parte blanca de una hoja de papel de diario con la lapicera que siempre tenía apoyada en la oreja.

Al final, rascándose la cabeza y sin calculadora, hacía la cuenta y te decía cuánto le debías, mojándose el dedo índice con la lengua rompía el papel y te daba la cuenta que la vieja controlaba y re controlaba en casa por las dudas y más de una vez nos tocaba volver a reclamar porque en el total había unos pesitos de mas.

El almacén de don Víctor estaba siempre abierto, hasta tarde y además de vender alimentos, regalaba siempre una sonrisa a sus clientes, esa sí, que no te la cobraba jamás.

Fernando Manzoni

NdeR: lamentablemente no tenemos ninguna foto – hasta ahora – de este establecimiento, ni de sus propietarios, pero….quizás haya alguien que sí la tenga….revisa en tu archivo y haznos llegar a Contacto de VillaSayago.Com lo que tengas de este viejo almacén y del Olazábal de aquellos años, muchas gracias desde ya.

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 21 abril 2021

DOMINGO EN LA CANCHA DEL POLO, por Fernando desde Italia.

Imaginate que vinieras de la cancha del Polo, a la derecha seguís hacia Garzón, línea Tablada….

Domingo frío pero de sol. Después de comer arrancamos para el polo. La vieja nos prepara una bolsita con tanjarinas, la pelota la llevamos en la mano, así podemos ir peloteando por el camino.

Nos vamos juntando a medida que se va yendo, nadie tiene teléfono, basta un chiflido y cuatro gritos para ver salir a los amigos de sus casas, ellos también llevan tanjarinas.

Cruzamos Garzón y agarramos la vía de la Tablada. Hacemos equilibrio por los rieles, pelamos tanjarinas y jugamos con las semillas a ver quien escupe mas lejos. La vía està llena, hoy juega la cooperativa en la cancha principal, pero también hay otros partidos en las otras canchas.

Tiemblan los rieles, alguien avisa que viene un tren, raro un domingo, pero todo tiembla, será mejor ponerse en un costado. Pasa una locomotora y tres vagones de ganado, lo hace lentamente, tocando la bocina y saludándonos desde la ventanilla.

Finalmente llegamos a Santos, entramos en “el polo” por la entrada principal, camino de tierra, perfecto para hacer girar la pelota. La vamos pasando, alguien la levanta, otro la cabecea y así seguimos hasta que llegamos a las canchas. Hay gente en la cantina, se sienten las carcajadas, los gritos del truco y la radio con la previa de algún partido en el estadio.

El manicero prepara los conos de papel y mete leña en el medio tanque, el olorcito a maníes que deja el humo es invitador. “Calentito el maní, maní, maní calentito el maní” pregona, un padre se acerca y pide un cono grande, la palita del manicero lo llena acomodando los maníes con sus manos recias.

Llegamos a la cancha principal, los equipos están ya en la cancha, hay mucha gente mirando, nos metemos atrás del arco y hacemos unos tiros en la parte lateral, entre el palo y la red, el golero nos mira de pesado cada vez que la pelota termina en la cancha.

Alguien en otra cancha hace un gol, se sienten los gritos, los teros levantan vuelo y un tren pasa tocando la bocina hacia el centro. Se arma lío en el medio de la cancha, se sienten insultos, “se están dando” dice alguien.

Paramos nuestro juego para mirar el barullo, dos expulsados que se amenazan y se empujan. Nos sentamos a comer tanjarinas mientras el sol se va acostando en el horizonte, el aire refresca, nos ponemos lo gorros y vemos el final del partido. La bolsita de las tanjarinas sirve para poner la pelota regresando a casa, el manicero nos deja un cono a mitad de precio y volvemos otra vez por la vía, comiendo maníes calentitos y haciendo equilibrio por el riel, esta vez no pasa ningún tren de carga, la tarde del domingo se fue demasiado rápido, entre goles, líos, maníes y tanjarinas.

Fernando Manzoni

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 17 abril 2021

El Basurero, por Fernando desde Italia

© F. Manzoni


Mañana soleada en Sayago. Desde la esquina de Ariel y Quicuyo uno de nosotros vigila atento su llegada. Cuando la silueta anaranjada empieza a acercarse por Ariel a la altura de la escuela 99 y empieza a tomar forma, el “guardián” agita sus manos y gritando nos avisa de la inminente presencia.

En pocos segundos, el inmenso camión da la vuelta por Quicuyo haciendo barullo con su motor desgastado.

Hombres vestidos de anaranjado suben y bajan de la parte trasera vaciando los medio tanque llenos de basura, chiflando al conductor para que prosiga.

Seguimos el camión hasta la plaza del barrio Jardín, quizás esta vez tengamos suerte, cruzamos los dedos escondidos detrás de los paraísos.

Los hombres vuelven a bajarse, vacían nuevos tachos y se quedan abajo, uno de ellos prende un cigarro, el otro se sienta en el murito de la casa de la esquina, salimos de nuestros escondites y nos acercamos al camion vehiculo en el momento exacto que el conductor acciona el mecanismo que nos llena de alegría.

El estruendo de basura girando dentro de la caja del camión se mezcla con el ruido del motor que acelera, miramos el espectáculo con el asombro y admiración que solo los ojos de los niños pueden probar, el maquinista sonríe y los obreros nos saludan mientras vuelven a colgarse del camión.

Lo vemos alejarse, se transforma de nuevo en una deforme mancha anaranjada, volvemos a nuestros juegos, a nuestras corridas, a nuestras mariposas mientras aquellos hombres vestidos de anaranjados suben y bajan vaciando tachos de basura.

Fernando Manzoni

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

¿ Comienza o finaliza en Ariel ? ( foto GGarrone 2009 )

28 DE FEBRERO

Llegando por Propios viniendo de Garzón, doblo a la derecha por 28 de Febrero. Me reciben dos enormes paraísos que ocupan mitad de la vereda, camino unos pasos y me paro delante al quiosquito para controlar los números de la quiniela, unos metros más allá los portones verdes del gimnasio me traen recuerdos de la adolescencia a la memoria.

Me paro unos segundos, cierro los ojos y siento gritos, pelotas que rebotan contra las paredes.

Enfrente la casona que parece abandonada con el jardín lleno de malezas y otras plantas, un poquito más adelante, antes de llegar a la plaza, me parece ver aquel banco de mármol donde los galanes se sentaban a besarse con sus novias. La plaza alarga el panorama con sus palmeras y caminos rojos. Horas pasadas a charlar sentados en los asientos de ladrillo mientras esperábamos que tocara el timbre de entrada al liceo que nos mira desde enfrente.

Frente a la entrada del liceo está la ex sede del club Sayago, cuantos partidos habremos visto jugar al amado club del barrio y cuantas noches de carnaval habremos vivido juntos. Sigo mi camino, siempre entre paraísos y jacarandás, llego a la garita de la estación, lugar de encuentro bajo la mirada del quiosquero que se preocupaba por nosotros y siempre tenia algo que conversar. En la esquina dobla un 522 hacia Pocitos, la parada es siempre la misma, seis tubos de metal y dos chapas, enfrente varios negocios, dos bares, un quiosco, la sede de “el límite” y paredes pintadas con propaganda política.

Garita de pasajeros de Estación Sayago

Garita de pasajeros de Estación Sayago


Llego a la esquina de Ariel, ese es mi destino por hoy. Me paro en el medio de la calle y miro hacia Proprios, 28 de febrero està ahí, llena de recuerdos, de lindos momentos, de amores, de ilusiones, de bromas y momentos hermosos, me espera, nos espera para que pasemos lentamente por sus veredas recorriéndola con nuestro corazón.

Fernando Manzoni

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 9 abril 2021

Noménclator Sayaguense : Olegario Andrade

Olegario Andrade, imagen desde Wikipedia

ANDRADE, Olegario Víctor.-
Poeta argentino (1841-1882), representante del más acendrado romanticismo literario de su patria, autor de numerosos cantos épicos, y de varios poemas menores. Entre los primeros se destacan, «El nido de cóndores» (1877), donde describe el paso de los Andes por San Martín ; «Atlántida» (1881), canto al progreso y al porvenir de la raza americana; «Prometeo» (1878), hermoso canto al viejo héroe de la mitología clásica.

Durante su corta vida, fue el vate romántico, por antonomasia, de la Argentina, y algunos de sus poemas tienen carácter antológico, como representativos de dicha modalidad literaria.

Del libro Noménclator Montevideano de los profesores Alfredo Castellanos y contando con la actualización de nuestro querido e inolvidable Profesor Antonio Mena Segarra, editado por la Intendencia Municipal de Montevideo.


Olegario Andrade en Wikipedia

Desconocíamos por completo la biografía de Olegario Andrade, con quien compartimos apellido, casualidades de la vida, pues para nada tenemos sus dotes poéticas.
Olegario Andrade en sí, es una calle cortita, que va desde Avenida Sayago hasta la antigua Caramurúes, hoy con otro nombre para evitar confusiones con su casi homónima carrasquense Caramurú.
En su paso, desemboca en ella la calle Cerro, también de corta dimensión.

Qué vecinos de esta calle quieren contarnos alguna historia de allí? O es que tienen fotografías antiguas de esta parte del barrio?

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras


derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 5 abril 2021

“GARRONE Y SUS GARRAFAS”, por Fernando desde Italia

Glicinas en la garrafería de Angel Garrone ( © VillaSayago.Com )


Dos cuerdas gastadas alcanzaban para atar en la parrilla de la bicicleta “ragazza” la garrafa de tres quilos.

Una vez que estaba bien firme, metía los cincuenta pesos en el bolsillo de adelante del vaquero y aprovechando la bajadita, arrancaba para lo de Garrone.

Cruzaba Propios casi sin mirar, evitando el agua podrida de la esquina de Olazabal, pedaleando sin parar para que la subida no me venciera, llegaba hasta la vía.

Los rieles eran peligrosos, si los agarrabas de cotelete corrías el riesgo de caer, pero teniendo cuidado, podias pasarlos sin tener que bajar la velocidad.

En lo de Garrone siempre había que esperar el turno. Te recibía en un galponcito de lata, pesaba la garrafa y le escribía con una tiza el peso del envase vacío.

“Espera ahí” te decía, señalando el banco de madera apoyado a la pared.

Por unos minutos uno se sentaba y esperaba, pero la curiosidad por ver cómo se cargaba una garrafa era más fuerte que las ganas de esperar sentadito al lado de alguna doña que no hacía otra cosa que cagarte a preguntas.

Así que no quedaba otra que levantarse, ignorando los rezongos de la doña y acercarse despacito al mostrador y “vichando” por la rendija de la puerta ver como Garrone cargaba las garrafas.

El olor a gas que para muchos era insoportable, para mi era agradable y atractivo, el ruido que el fluido hacia entrando en presión en la garrafa era inquietante, pero cuando la garrafa estaba llena, aquel chasquido seco y ruidoso daba la señal que había que volver rapidito al banco.

“Cuanto le debo don Garrone ?” preguntaba la señora que se moría por contarle que uno no se había quedado quietito sentado donde le habían indicado, “cincuenta pesos doña, deme la bolsa que la meto adentro”.

Yo me quedaba sentado sin moverme mirando la garrafa azul apoyada al mostrador, antes de irse la doña me miraba y arreglándose el pañuelo en la cabeza, me trataba de maleducado.

Sin preguntar el precio apoyaba mis cincuenta pesos todos arrugados en el mostrador y Garrone me acompañaba hasta la bicicleta ayudándome a atar la garrafa con las mismas cuerdas que había traído.

“Anda con cuidado botija” me decía, moviendo el pucho en sus labios, “y tenè cuidado al cruzar la vía que te podes resbalar” agregaba mientras me daba un empujoncito para que agarrara velocidad en la partida.

La bajada de Olazábal la hacía a toda velocidad pero por las dudas en la vía frenaba y las pasaba despacito, eso sí, en mi camino encontraba la doña y pasando cerca de ella le mandaba un “vieja de mierda” liberador esperando de no volver a encontrarla la próxima vez que me tocara ir a lo de Garrone a cargar la garrafa.

Fernando Manzoni

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras


derivadas 3.0 Unported License

Older Posts »

Categorías