Posteado por: gabriel | 9 abril 2021

Noménclator Sayaguense : Olegario Andrade

Olegario Andrade, imagen desde Wikipedia

ANDRADE, Olegario Víctor.-
Poeta argentino (1841-1882), representante del más acendrado romanticismo literario de su patria, autor de numerosos cantos épicos, y de varios poemas menores. Entre los primeros se destacan, «El nido de cóndores» (1877), donde describe el paso de los Andes por San Martín ; «Atlántida» (1881), canto al progreso y al porvenir de la raza americana; «Prometeo» (1878), hermoso canto al viejo héroe de la mitología clásica.

Durante su corta vida, fue el vate romántico, por antonomasia, de la Argentina, y algunos de sus poemas tienen carácter antológico, como representativos de dicha modalidad literaria.

Del libro Noménclator Montevideano de los profesores Alfredo Castellanos y contando con la actualización de nuestro querido e inolvidable Profesor Antonio Mena Segarra, editado por la Intendencia Municipal de Montevideo.


Olegario Andrade en Wikipedia

Desconocíamos por completo la biografía de Olegario Andrade, con quien compartimos apellido, casualidades de la vida, pues para nada tenemos sus dotes poéticas.
Olegario Andrade en sí, es una calle cortita, que va desde Avenida Sayago hasta la antigua Caramurúes, hoy con otro nombre para evitar confusiones con su casi homónima carrasquense Caramurú.
En su paso, desemboca en ella la calle Cerro, también de corta dimensión.

Qué vecinos de esta calle quieren contarnos alguna historia de allí? O es que tienen fotografías antiguas de esta parte del barrio?

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras


derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 5 abril 2021

“GARRONE Y SUS GARRAFAS”, por Fernando desde Italia

Glicinas en la garrafería de Angel Garrone ( © VillaSayago.Com )


Dos cuerdas gastadas alcanzaban para atar en la parrilla de la bicicleta “ragazza” la garrafa de tres quilos.

Una vez que estaba bien firme, metía los cincuenta pesos en el bolsillo de adelante del vaquero y aprovechando la bajadita, arrancaba para lo de Garrone.

Cruzaba Propios casi sin mirar, evitando el agua podrida de la esquina de Olazabal, pedaleando sin parar para que la subida no me venciera, llegaba hasta la vía.

Los rieles eran peligrosos, si los agarrabas de cotelete corrías el riesgo de caer, pero teniendo cuidado, podias pasarlos sin tener que bajar la velocidad.

En lo de Garrone siempre había que esperar el turno. Te recibía en un galponcito de lata, pesaba la garrafa y le escribía con una tiza el peso del envase vacío.

“Espera ahí” te decía, señalando el banco de madera apoyado a la pared.

Por unos minutos uno se sentaba y esperaba, pero la curiosidad por ver cómo se cargaba una garrafa era más fuerte que las ganas de esperar sentadito al lado de alguna doña que no hacía otra cosa que cagarte a preguntas.

Así que no quedaba otra que levantarse, ignorando los rezongos de la doña y acercarse despacito al mostrador y “vichando” por la rendija de la puerta ver como Garrone cargaba las garrafas.

El olor a gas que para muchos era insoportable, para mi era agradable y atractivo, el ruido que el fluido hacia entrando en presión en la garrafa era inquietante, pero cuando la garrafa estaba llena, aquel chasquido seco y ruidoso daba la señal que había que volver rapidito al banco.

“Cuanto le debo don Garrone ?” preguntaba la señora que se moría por contarle que uno no se había quedado quietito sentado donde le habían indicado, “cincuenta pesos doña, deme la bolsa que la meto adentro”.

Yo me quedaba sentado sin moverme mirando la garrafa azul apoyada al mostrador, antes de irse la doña me miraba y arreglándose el pañuelo en la cabeza, me trataba de maleducado.

Sin preguntar el precio apoyaba mis cincuenta pesos todos arrugados en el mostrador y Garrone me acompañaba hasta la bicicleta ayudándome a atar la garrafa con las mismas cuerdas que había traído.

“Anda con cuidado botija” me decía, moviendo el pucho en sus labios, “y tenè cuidado al cruzar la vía que te podes resbalar” agregaba mientras me daba un empujoncito para que agarrara velocidad en la partida.

La bajada de Olazábal la hacía a toda velocidad pero por las dudas en la vía frenaba y las pasaba despacito, eso sí, en mi camino encontraba la doña y pasando cerca de ella le mandaba un “vieja de mierda” liberador esperando de no volver a encontrarla la próxima vez que me tocara ir a lo de Garrone a cargar la garrafa.

Fernando Manzoni

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras


derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 1 abril 2021

“LA DOCTORA ESTELA” , por Fernando desde Italia

Consultorio Dra Estela del Casmu en Sayago, por F. Manzoni.

A las 12 del mediodía, la mamá de la doctora abría las puertas del consultorio y ponía los 20 números de cartón en un gancho para ser retirados. Estos números daban derecho a ser atendidos en el consultorio por la tarde. Mi madre me mandaba a retirarle su número y por lo general llegaba apenas los había puesto y podía retirar el cartón con el número dos o el tres para el control de mi vieja.

La doctora Estela tenía su consultorio en su casa de la calle Reims y atendía para el Casmu.

Yo acompañaba a mi vieja a la consulta y me quedaba afuera jugando en el pequeño jardín lleno de inmensas plantas que para mis ojos era una jungla salvaje, hasta que una señora, la madre de la doctora me imagino, golpeaba el vidrio desde adentro rezongando.

Con la cola entre las patas me sentaba en el bordecito de cemento antes de la entrada del consultorio y me dedicaba a jugar a la payana con los pedregullos del pasaje.

Cuando la doctora tenía que ir a tu casa, se presentaba con un sombrero muy elegante y viajaba siempre en bicicleta.

Por un tiempo se la vio junto al marido en un tándem blanco, pedaleando a ritmo y recorriendo las calles del barrio.

Se la veía en su bicicleta o al momento de la consulta, los demás días, pasando por enfrente de su casa, era difícil encontrarla pero si por casualidad te la cruzabas, te saludaba amablemente y con una sonrisa.

Doctores eran los de antes ? Puede ser…

Fernando Manzoni

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras


derivadas 3.0 Unported License

La cadena, uno de los pasos mas difíciles del Pericón Nacional.

SAYAGO CASI COLONIAL

Uno de los libros que me encantaba leer cuando era niño era el que describía la vida de Montevideo colonial.

En aquellas épocas era normal sentir los pregones por las calles de la ciudad del aguatero, del vendedor de velas, del panadero, el lechero y hasta la lavandera.

Sayago, en mis épocas juveniles, era una especie de Montevideo colonial, con distintos personajes que se iban presentando con el correr de los días de la semana y de las horas del día.

Entre los que pasaban cotidianamente estaba Jorge el diariero que con su carga de diarios nos visitaba dos veces al día. Por la mañana ofrecía los cotidianos como La Mañana, El Día, El País y su pregón pasando recitaba todo de corrido algo como “lamañanaeldiaelpaisdiariosssss”.

Quién no ha juntado las figuritas del album “tierra mía” de La Mañana y El Diario…

Muchos de nosotros esperaban la llegada del Mundocolor de los lunes que generalmente traía los posters de nuestros ídolos futboleros, asi, en mi caso, mi cuarto estaba tapizado de imágenes del “nando” Morena, el “indio” Olivera, el “chicharra” Ramos o el “negro” Diogo.

Otro personaje muy querido era el cartero.

Con su uniforme gris y su bicicleta holandesa pasaba siempre a la misma hora y cuando tenía correspondencia para nosotros tocaba la campanilla antes de llegar y ahí salíamos corriendo a recibirlo.

En aquellas épocas no existía internet, ni Facebook, ni WhatsApp y algunos nos dedicábamos a tener amigos por correspondencia, en mi caso, de medio mundo, amigos conocidos gracias a una transmisión de Radio Francia Internacional que captaba en onda corta y que ponía en contacto personas del mundo entero.

Cada dos días pasaba el basurero recogiendo los tachos en las esquinas y cada un mes el supergás con las garrafas de 13 kilos.

Ese día, nuestras madres, lo tenían apuntado en el almanaque y nos pasábamos toda la mañana en la puerta esperando de sentir la bocina del inmenso camión para avisar en casa la llegada de los garraferos.

Extrañamente por mi casa los sábados pasaba el barquillero, un señor de pelo blanco y de mostachos inmensos, tocando un triángulo de metal para pregonar su mercadería, en verano el heladero nos visitaba en las horas de mas calor, “vasitocopitasandwuichebombón heladoooooooo” gritaba y nosotros, los traviesos del barrio, le chistábamos desde atrás de las persianas sin ser vistos recibiendo los insultos del vendedor.

El panadero pasaba todas las mañanas con sus flautas recién horneadas en el carrito enganchado a la bicicleta, estaba el verdulero con el carro a caballo, el botellero con su furgón destartalado (fierrosviejoscompro, botellas, diarios….botellero) y muy cada tanto un paragüero se ofrecía a arreglarte los paraguas en casa.

No faltaban los gurises vendiendo recortes de leña y limones robados en el árbol de la esquina e infaliblemente una vez al mes los cobradores del Olimpia, de la sociedad, del club de fútbol o del Ocaso venían a visitarnos.

Sayago colonial…no está en los libros, pero yo lo veía así.

Fernando Manzoni

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras

derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 24 marzo 2021

TRAVESURAS SAYAGUENSES, por Fernando desde Italia

Juegos y naturaleza en medio de Sayago ( © Luis Falla 2010 )

Juegos y naturaleza en medio de Sayago ( © Luis Falla 2010 )

La placita del barrio Jardín en Quicuyo era el punto de encuentro de muchos gurises en Sayago.

Los inmensos eucaliptus que la poblaban eran la atracción principal. Para algunos eran naves espaciales, para otros refugios secretos o escondrijos.

Desde lo alto de sus ramas se veía todo el panorama circundante, se podía observar las hamacas, la calle Tacuabé hasta la vía, Quicuyo hasta Ariel y el resto de la plaza.

Las bicicletas quedaban apoyadas en el piso, prontas para nuestras correrías que organizábamos en lo alto de aquellas ramas.

En las tardes, después de haber hecho los deberes y ayudado en casa a secar los platos, nos encontrábamos en la placita.

En primavera era el tiempo de las mariposas y con nuestros bollones nos íbamos al cerco del doctor Larrosa por Ariel a cazarlas. Esperábamos pacientemente que alguna se posara en las coloridas flores y con delicadeza las sorprendíamos desde atrás agarrándoles las alas.

Eran mariposas multicolores, las observábamos por un rato revolotear dentro del frasco y después las dejábamos libres mirando cómo levantaban vuelo hacia la libertad reconquistada.

A Veces se nos daba por juntar coquitos trepándonos a los paraísos de Quicuyo, llenabamos bolsas y bolsas con ellos y nos volvíamos a nuestra nave espacial en uno de los eucaliptus de la placita.

Desde allí, con hondas improvisadas con globos y cilindros de algún viejo antisudoral, disparábamos, sin pegarles jamás, a los pájaros y a los pocos autos que pasaban por las calles de tierra del barrio.

Cuando hacía mucho calor, íbamos al quiosquito de Ariel casi Garzón y comprábamos bombitas de agua que llenábamos a escondidas en la canilla que estaba en el jardín del doctor Larrosa.

Las paredes de la casa de la esquina eran nuestro objetivo principal pero a veces, nos divertiamos a tirarle a los ómnibus que pasaban repletos de gente por Ariel.

Cuando alguien con mucha puntería lograba hacer centro en una de las ventanillas, nuestros pies no se veían de tan rápido que corríamos y obviamente nos refugiábamos en lo alto de nuestro eucalipto.

Entrar en la casa de los Duto a escondidas o en el huerto de los vecinos de Tacuabé eran travesuras normales, las carreras de bicicleta hasta Millán por Quicuyo eran super divertidas y poner moneditas en los rieles en la vía de Tacuabé era una cosa prohibida y muy peligrosa, pero cada tanto lo hacíamos.

Espadas de caña cortadas en un baldío, barquitos de papel y de madera en los ríos que se formaban en el cordón de la vereda cuando algún caño de Ose se rompía, tiros al arco entre los fierros de las hamacas o simples charlas en el banco de la placita eran nuestros pasatiempos en aquellas épocas donde el el tiempo pasaba lentamente hasta casi pararse y éramos felices con poco.

Fernando Manzoni

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 20 marzo 2021

Obras en Estación Sayago, por Luis Cháves

Con el techo del gimnasio del Club Sayago, vemos el avance de las obras al frente. Foto Luis Cháves.

Con el techo del gimnasio del Club Sayago, vemos el avance de las obras al frente. Foto Luis Cháves.

Luis nos había prometido alguna noticia mas desde Sayago, cosa que puede hacer en vivo y en directo, hoy toca a la propia Estación Sayago y el recambio de vías que se está llevando a cabo. No hace mucho tiempo, publicábamos unas imágenes inéditas hasta la fecha, esto es la estación sin las vías en el piso, hoy toca repetir, pero con un criterio mas definitivo, pues estamos seguros que pasarán unos cuantos años para que vuelva a darse este fenómeno.
Pero los dejamos con nuestro cronista.
Vista desde Ariel de las obras ferroviarias. Foto Luis Cháves.

Vista desde Ariel de las obras ferroviarias. Foto Luis Cháves.


Gabriel y Vecinos de VillaSayago.Com, que tal ? Hoy hicimos algún mandado hasta Ariel y la vía. Está en construcción el nuevo tendido para el ferrocarril de UPM. Me pareció interesante hacer alguna toma y enviártela. Es del día 15 de marzo en la mañana. Abrazo.
Luis
Vista desde la Galería. Foto Luis Cháves.

Vista desde la Galería. Foto Luis Cháves.


Anteriores publicaciones de obras en Sayago, se pueden ver en el Video de Daniel Techera en Sayago , y en una primer entrega, allá en 2014 :
Obras en Estación Sayago clickeando.

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 16 marzo 2021

Horarios de la Combinación Sayago-Peñarol

La Combinación estacionada en Sayago, años 70s.

Para un trabajo que tengo en mente, se me planteó la duda de cuáles serían los horarios de salida y llegada de la Combinación entre Sayago y Peñarol. Contando con la ayuda de los amigos de Grupo Trenes de Uruguay, realicé allí la consulta.
Mario Marotti, un gran conocedor del tema y siempre dispuesto a colaborar con este vecindadario virtual – junto con Richard Yudin, quien se presta también a agregarnos información – nos envía un e mail que reproducimos mas abajo y que contiene una exhaustiva respuesta a nuestra solicitud.

Hola, Gabriel :

Desvío que permitía cruzar a la Combinación Sayago Peñarol

Desvío que permitía cruzar a la Combinación Sayago Peñarol


Los horarios de la Combinación Sayago-Peñarol según itinerario de diciembre de 1960 eran éstos (son los que ahora tengo a mano). En todos los casos el trayecto les ocupaba 5 minutos. Como verás en el documento, tenían que realizar otros viajes que no figuran en el itinerario, por ejemplo, después de llegar a Sayago para combinar con el tren 102 a las 5.08, debía volver a Peñarol para el servicio de 5.45. Es muy posible que esos servicios los hicieran con pasajeros llegados en el tren 102 que quisieran ir a Peñarol.

En viejos itinerarios del FCCU esos servicios figuran y los hacían cargando pasajeros. En los itinerarios más nuevos (del FCCU y AFE) no figuran, por tanto no sé si los hacían en servicio o con los coches vacíos. Lo lógico hubiera sido hacerlos cargando pasajeros.

Combinación Peñarol
Servicios en itinerario Diciembre 1960
Sayago a Peñarol (ascendentes)

0.47 en comb. Tren 101 a Progreso
1.40 en comb. Tren 103 a 25 de Agosto

6.11 en comb. Tren 17 a P. Toros y Km. 319

8.15 en comb. Tren 109 San José
9.33 en comb. Tren 111 Florida
10.19 en comb. Tren 113 a Progreso

11.24 en comb. Tren 117 a Las Piedras
11.32 en comb. Tren 119 a San José

12.31 en comb. Tren 123 a Progreso
12.56 en comb. Tren 126 desde 25 de Agosto
13.06 en comb. Tren 125 a Progreso

14.32 en comb. Tren 129 a San José
15.15 en comb. Tren 66 a Blanquillo

16.15 en comb. Tren 21 a P. Toros

17.19 en comb. Tren 131 a Florida
18.02 en comb. Tren 133 a Florida
18.44 en comb. Tren 137 a 25 de Agosto

19.24 en comb. Tren 139 a Las Piedras

20.06 en comb. Tren 143 a Progreso
21.06 en comb. Tren 145 a Florida y San José

22.20 en comb. Tren 149 a 25 de Agosto
23.25 en comb. Tren 151 a Canelones

Peñarol a Sayago (descendentes)

4.04 en comb. Tren 100 desde Progreso
5.03 en comb. Tren 102 desde 25 de Agosto
5.45 en comb. Tren 106 desde Canelones

6.20 en comb. Tren 108 desde 25 de Agosto
7.02 en comb. Tren 100 desde San José

10.28 en comb. Tren 22 desde Paso de los Toros
11.04 en comb. Tren 58 desde Km. 319

12.14 en comb. Tren 122 desde Progreso

12.56 en comb. Tren 126 desde 25 de Agosto

13.31 en comb. Tren 128 desde Progreso
14.13 en comb. Tren 132 desde San José

15.28 en comb. Tren 134 desde Progreso

16.41 en comb. Tren 136 desde San José

19.11 en comb. Tren 140 desde San José

19.54 en comb. Tren 142 desde Florida

21.55 en comb. Tren 148 desde Progreso

23.39 en comb. Tren 148 desde San José

Un saludo
Mario Marotti

Es increíble ver en la tabla, el control de los segundos con que debería arribar y partir este servicio ferroviario tan particular y único de nuestro ferrocarril, del cual quedan los recuerdos en los vecinos y en los viejos ferroviarios que lo han utilizado. Servicio que conectaba dos barrios, por el camino mas directo y que no puede ser sustituído por ningún omnibus, pues no han transcurrido pocos años y no existe una línea que conecte directamente nuestros estas dos localidades hermanas.
Prometemos continuar explorando en el tema.
No quiero ni pensar, las historias que se habrán entretejido, las amistades cimentadas en este trayecto tan corto, si tienes alguna cosa para contar, este es el momento y la ocasión, esperamos tus comentarios.

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 12 marzo 2021

Los Molinos de Raffo, por Luisito Cháves

Cuerpo de uno de los viejos molinos de Raffo, foto Luis Cháves.

Cuerpo de uno de los viejos molinos de Raffo, foto Luis Cháves.


Siempre lo repito, VillaSayago.Com sería imposible sin la contribución que cada uno de uds realiza, con las fotos que nos hacen llegar, los comentarios y, como en este caso, con la investigación directa en el lugar de los hechos – como dicen en los noticieros – como lo ha realizado Luisito Cháves.

Fue una vez, no lo dejaron entrar, volvió, convenció a los encargados, hizo fotos y además completó datos con información que no disponíamos y que hoy, gracias a su involucramiento, estamos disfrutando los sayaguenses de todas partes del mundo. Gracias Luis!

Investigación de Luis sobre los Molinos de Raffo

Hola Gabriel y vecinos de VillaSayago.Com : esto que escribo está basado en el artículo que apareció y titulado: Noménclator Sayaguense : Molinos de Raffo.
Allí hace referencia a la ubicación de esta fábrica en la calle Agraciada, información que luego encontré en varias publicaciones; pero también encontré una publicación de un libro que se refiere a estos temas.

Edificios del predio, foto Luis Chaves.

Edificios del predio, foto Luis Chaves.

Este artículo tiene un detalle bastante extenso de un tataranieto de Antonio Raffo o Domingo Raffo ?!?!?! Bien, no hay coincidencia de fechas, pero no deja de ser interesante y curioso. Este tataranieto, Gustavo Raffo, no dice que su tatarabuelo, Domingo Raffo, italiano, construyó los dos molinos en 1880 sobre esta colina. Trabajaron muchos años. Otro dato es que las aspas se retiraron antes de 1925. Yo, personalmente recuerdo haber visto instalado el eje de las aspas, que no se habían retirado.

La enrredadera se "enamora" del viejo edificio, por Luis Chaves

La enrredadera se “enamora” del viejo edificio, por Luis Chaves

Vivo en el barrio desde 1955. Luego, se supone, hubo sucesión de la propiedad, fraccionamiento de terrenos, que iba desde Millán hasta Orticochea, que en su origen se llamó Camino del Molino. Estas instalaciones más adelante las utilizó la Bodega La Montaña. Desde 1919 la calle se llama “Molinos de Raffo”.

Ya envié fotos del molino desde la calleque se publicaron en el artículo linkeado. Pero el sábado pasado, pasé por la puerta, había personas en la congregación religiosa y me decidí. Gracias a la gestión del portero, una señora muy amable, que quiso saber quien era yo, para que quería las fotos, donde las iba a publicar y con su gestión con la autoridad de la congregación, me permitieron entrar. Todo está en un estado de cuidado que asombra. Muy agradable, muy prolijo. Bueno saqué las fotos que me permitieron, pero valió la pena.

El edificio fábrica, totalmente remozado, foto Luis Cháves

El edificio fábrica, totalmente remozado, foto Luis Cháves

Las primera se ve molino desde el exterior del predio. Éste tiene solo el cuerpo sin techo. Las otra fotos, es del molino que no se ve desde la calle. Entrando a la izquierda. Este tiene el techo y la torre del eje. Está cubierto totalmente de la enrredadera “Enamorada del Muro”. Luego una foto exterior de la casa y construcciones, impecables.
Bien Gabriel. Queda para que tu edites y pongas lo que consideres conveniente.
Abrazo desde este lugar, junto a mi mate.

Abrazo. Luis

Le comentaba a Luis, por e mail, que no soy del año 1925 – cuando se dice se sacaron las aspas que aún disponían los molinos – pero, creo recordar haber visto si no las aspas propiamente dichas, los cilindrios que las sostuvieron, allá por los 60s….o me falla la memoria….no lo sé.
Si alguien dispone de imágenes de aquellos años, fines de los 60s, por favora hacerlas llegar al mail de contactos de VillaSayago.Com, picando aquí
, desde ya muchas gracias.

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

Set completo de radio, estuche de audífonos y estuche de radio ( Sergio Estefan, 2009 )

Quizás no sucedía todos los años, pero cuando la Vuelta Ciclista pasaba por el barrio era una fiesta inolvidable. Desde la mañana temprano los vecinos ponían la radio a todo volumen y cuando los relatores anunciaban que la caravana multicolor estaba entrando en el departamento de Montevideo, se llenaba el termo, se agarraba el mate y se salía para Garzón.

Todos parados al borde del cordón, con la radio Spica pegadita a la oreja y la mirada hacia el norte. Pasaban autos con las luces encendidas, después las primeras motos de la policía, algún ciclista que no tenía nada que ver con la carrera pero igual le regalabamos aplausos irónicos.

“Estan por Casavalle” decía alguno, y la tensión aumentaba, las madres apretaban fuerte las manitos de los niños para que no se les diera por bajar a la calle, las abuelas dejaban de “chusmear” en el murito y se arrimaban al cordòn, los más jóvenes se subían a la garita de la parada mientras pasaba el ultimo 526 a las apuradas porque la caravana estaba llegando.

No teníamos smartphone ni cámaras digitales, todo quedaba registrado en nuestras memorias, y ahí llegaban, las sienas rompían el silencio del domingo sayaguense, el tipo de la radio decía que estaban llegando a Sayago, hablaba de una “multitud” aplaudiendo, esos éramos nosotros.

Pasaban los escapados, tratábamos de identificarlos pero ni se les veìa pasar de tan rápido que iban, despues camiones y autos tocando bocinas y nosotros aplaudiendo, el pelotòn nos despeinaba con el aire que levantaba al pasar, nuestros aplausos se confundian con el ruido de fierro de ruedas y piñones, un poco mas atras llegaban los retrasados y el camión que cerraba la carrera.

Todo terminaba con una larga fila de 130, 148 e 526 que pasaban uno atrás del otro, se apagaban las radios, se saludaba y nos volvíamos a nuestras casas, alguno aprovechaba a pasar por la panadería a comprar el pan, otro pasaba a saludar a algún vecino.
La vuelta ciclista otra vez había visitado el barrio, ahora había que esperar hasta el próximo año.

Fernando Manzoni

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

Posteado por: gabriel | 4 marzo 2021

Hoy hay corso en Sayago !, por Fernando desde Italia

Hoy hay corso en Sayago ! Ese día de febrero nos pasábamos toda la mañana haciendo papel picado con hojas de diario que pedíamos a los vecinos.

Salíamos a curiosear hacia Ariel varias horas antes de que pasara el corso, porque iban llegando de a poco los tres o cuatro carros alegóricos que iban a desfilar.

Horas esperando en la esquina de Quicuyo mirando hacia Garzon hasta que los veíamos venir. Después volvíamos corriendo a casa a contarlo a nuestras madres que nos miraban y se sonreían.

Preparabamos los pomos, prohibidísimos, y en la nochecita, salíamos para el corso. Piratas y zorros, caretas de fantasmas, las más baratas, invadían la calle Ariel iluminada como de día para la ocasión. Los primeros en pasar eran los cabezudos, los mojábamos con los pomos y nos corrian a patadas y puteadas, hasta que algun policía nos los sacaba y con un par de tijeras los cortaba a la mitad. Después alguna comparsa hacía sonar sus tambores, los carros y la reina del carnaval.

Era ahí que volaban los papeles picados que invadian la acera. Aveces el corso daba dos vueltas, pasaba por Ariel, subía por 28 de Febrero, agarraba Elias Regules hasta avenida Sayago y volvía a dar la vuelta por Ariel.

Todos aplaudíamos su pasaje, se nos llenaban los ojos de lagrimas por la emoción y como pasaba el ultimo carro, ya pensábamos al próximo carnaval y a un nuevo corso por las calles del barrio.

Fernando Manzoni

NdeR: lamentablemente no tenemos fotos del carnaval en Sayago, alguien, dentro de sus archivos dispone de alguna fotografía de los años 60s?

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License

Older Posts »

Categorías