Posted by: gabriel | 5 December 2008

La garita de la estación de Sayago.

Garita vista desde el andén, al fondo el liceo 23

Garita vista desde el andén, al fondo el liceo 23

El otro día le preguntaba a un grupo de estudiosos del tema trenes si la garita que hay en la estación obedece a algún proyecto especial, si es que se pensaba standarizarlas a todas las estaciones o bien es una de esas “genialidades” únicas del barrio.

Aún no me han contestado, pero no tengo muchas esperanzas en averiguar algo mas.
Lo único que se es que no hay otra igual en toda la red de Afe. Se trata de una construcción muy particular, con techo de tejas, un lugar para un negocio, cómodos asientos – como para sala de espera de estación, de allí mi duda – y un lindo enjardinado.

No es una de esas edificaciones que se hace “a la bartola”, se ve que tiene un “pienso” detrás, unas ganas de que además de ser funcional tenga una estética mas que agradable.

Esto que comento es la teoría y la duda, lo que es concreto es que durante los cuatro años de liceo, la famosa garita fue nuestro lugar de reunión, siempre 15 ó 20 minutos antes de entrar a clase. No tenía las rejas que se ven ahora, era mucho mas amigable.

Las compañeras esperaban allí, cotilleando y por supuesto, nosotros los denominados “varones” íbamos como moscas a la miel.
Cada grupo tenía “su” lugar de reunión, de convocatoria. Unos se reunían en las puertas del Club Sayago viejo, donde un murito bajo permitía sentarse y tomar el sol de la tarde ( siempre fui al turno vespertino : 15.45 a 19 hs ), otros, mas independientes se ubicaban sobre la Plaza 25 de Agosto hasta escuchar tocar el timbre.

En un momento existió un pequeño y combatido ( por los padres ) kiosquito sobre el extremo del Club Sayago ( el local viejo del club ), no pertenecía a la institución, lo atendía un tal sr. España, que vendía cigarros sueltos, por eso la persecución.

Por lo tanto, los que salíamos ganando éramos los de la garita, pues si había sol y calor o frío y lluvia, siempre estábamos a resguardo y como “dueños de casa” autorizábamos a los demás a que por una única oportunidad cohabitaran con nosotros.

Con los años le fue agregado un pequeño kiosco policial.

Al costado, mas hacia Ariel, durante muchos años hubo uno de esos relojes de cuatro caras, que tan comunes eran y que como los pétalos de las flores, fueron cayendo y desapareciendo uno a uno.

Por suerte este refugio sobrevivió al paso de los años, quizás se merezca un cuidado mas técnico, mas de arquitecto, pero está en pie. Y ya es bastante.

Nota : Escribo desde Barcelona, ciudad donde el Ayuntamiento tiene especial cuidado en conservar y “preservar” estos hitos arquitectónicos que le dan fisonomía y personalidad a los espacios comunes. A veces pienso en todo lo que hemos visto desaparecer de Sayago y que lo hacía Sayago, sin que se haya ganado en calidad. Y es por eso que digo que ya es bastante que esté en pie, ya le llegará su momento.

¿ Conocés algo mas de la historia de esta construcción ? Recordás algún suceso que haya ocurrido allí ?, ¿ tenés alguna foto “de época”?


Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.


Responses

  1. Esa construcción tiene cemento y alma.
    El cemento bien planificado, distribuido y terminado con una estética impecable. La piedra y la teja por fuera , el monolítico en los bancos con un diseño que los hacían cómodos y acogedores. Las dos grandes aberturas balconeando la vida del barrio (la que daba a 28 de febrero) y la comunicación con el mundo (la que daba a las vías del tren).
    Nadie que se haya sentado un rato largo en esos bancos puede haber dejado de percibir la sensación de “refugio”.

    En cuanto al alma del lugar.
    El alma del refugio era Oscar Guarnieri , a quien concocí siendo un niño en ese mismo sitio y siguió allí muchos años luego que me mudara del barrio, por lo que calculo que debe haber sido el alma de ese lugar durante al menos cuarenta años. Una persona simpatica , buena y afectuosa que mi padre me enseño a querer cuando en sus pasajes por la Estación (muy frecuentes ya que el tren era el “auto” de mi padre) presenciaba cuando le contaba a Oscar Guarnieri el último chiste o una anécdota graciosa y él (que me consta quería muchisimo a mi viejo) explotaba en risas francas y agradecidas. Oscar era atento y solícito, educado y respetuoso con los clientes.
    Recuerdo las “revistas de chistes” como le llamabamos a las historietas y comics en general, prendidas con palillos de madera en líneas de alambre que tenía debajo y al frente el mostrador. Eran otros tiempos…..donde la mercadería se podía dejar al alcance de la mano.
    La ocasión de recordar esta noble construcción es propicia entonces, para recordar a este querido habitante de la misma , durante tantos años.
    Hoy , las rejas le quitaron el caracter de refugio , y sin Oscar anotando la quiniela o vendiendo golosinas tampoco es el mismo lugar del que estamos hablando.

    NOTA: Estas líneas me motivaron a buscar el telefono de Oscar Guarnieri. lo llamé , hablé con él y me dice que fueron 50 los años que estuvo en el “refugio”, y que recuerda con afecto a todos los muchachos del Liceo 23 , que como Gabriel, frecuentaban el lugar.

    • Guarnieri !!!Sinónimo de canillita del barrio. Oscar, vos sabés que lo tenía olvidado y eso que fue una institución del “del periodismo” durante tanto tiempo.
      Gran recordación y que bien que lo hayas llamado.
      Un gran abrazo,
      gabriel

  2. Conocí a Oscar, esperé el tren muchas veces mirando revistas y muchas veces esperé a mi primer amor. Hoy con 53 años lo recuerdo como cuando tenía 16.
    La vida me llevó a vivir en Salinas, pero cuando tengo un tiempito me gusta pasear por Sayago.

    • Estimadísimo Daniel : me acordé del nombre del “gordo” Rossi . Se llama Gustavo !!!
      Lo que es la memoria, cuando escribí sobre Quicuyó, no me podía acordar, y sin embargo fueron tus comentarios los que se ve que abrieron la ventanita del recuerdo. Te cuento una mas y verás si hace años del hecho, el hermano, junto con un amigo – creo que de apellido Vázquez, pero no lo recuerdo bien – habían ganado una especie de beca, con viaje a Alemania incluído. Prepararon el viaje con mapas durante mas de un año, yo lo viví, pero…nunca llegaron a ir, sabés en qué barco lo iban a hacer – y no te rías – , pues en el Tacoma.
      Gracias por estar ahí con nosotros!!!
      Sls, gabriel


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: