Posted by: gabriel | 6 January 2009

Fatales fatalidades

Cuando algo sucedía y tenía las características de tragedia, se aludía a la frase hecha “ ha sido una fatalidad”, las frases hechas tienen ese no se qué que hace que no haya que agregar nada mas.

Y “ fatalidades” hay en todos lados, yo recuerdo cuatro, algunas se podrían haber evitado, otras no, pero vayamos a verlas mas en detalle. No quiero hablar a la ligera, pues algunas de ellas fueron muy duras para los participantes y sus familiares cercanos, trataremos de no caer en amarillismos.

Fatalidad 1 : accidente en la estación.

Si bien mi madre contaba de un caso de una persona “succionada” por el aire de un tren pasando a alta velocidad, gracias a Diós no había tenido que presenciar nunca un accidente, hasta una tarde de primavera por los años 80s.

Estaba esperando el 522 en el refugio que está al lado de Ariel, entre la calle y la vía y serían las 19.30 aproximadamente, lo recuerdo porque era la hora de salida del liceo, que yo memorizaba pues había hecho los cuatro años en el turno vespertino. Un grupo de chicos gritaba desde la garita de la estación a otro grupo que estaba sobre el andén opuesto, mas cerca del estacionamiento. Ninguno se entendía, pero se saludaban y gesticulaban. Un chico quiso acercarse a los que estaban sobre mi acera y saltó a la vía, los otros seguían gritando, pero ahora lo hacían porque habían visto algo que el otro chico desconocía. Pensando que seguían con su algarabía, no escuchó la locomotora que se acercaba, yo llegué a verlo voltear y enfrentarse – no me olvido mas – a las gigantescas tres luces de la máquina que lo engullía.

Un cuaderno voló por los aires, como si una mano invisible lo hubiera sacado de debajo de las ruedas. La máquina paró, un coche fue detenido y – no pude ni quise ver – unos adultos subieron al joven rumbo a el hospital mas cercano.

No salió en la prensa o yo no lo ví, no creo que luego de tal accidente se haya podido salvar.
A pesar de mi aficción por los trenes cada vez que veo de cerca una locomotora en la noche con las potentes luces encendidas, la imagen del accidente regresa a mi vista. Me alegraría saber hoy a tantos años de distancia, de que el chico se hubiera salvado.

Fatalidad 2 : accidente evitable I.

Siempre hubo un kiosco de diarios y revistas en Garzón y Ariel, al lado de la casa de Delmira Agustini. Lo atendía un hombre que cojeaba y al que faltaba parte de un brazo. Cuentan las historias que regresando un día a pie por la vía de la Tablada, con mas copas encima de las que debía, quedó dormido sobre la vía, con tal suerte que pudo “contar el cuento”, pero quedó minusválido por el resto de su vida.

Fatalidad 3 : accidente evitable II

Al lado del Club Brandi, en el denominado Barrio Brandi, encuadrado entre las calles Carafí, Propios, Santos y Capitulares, hay un monumento, un humilde monolito erigido a la memoria de un joven vecino.

Jugaba en la puerta de su casa, sobre la calle en Camino Santos cuando un familiar llegaba con un vehículo, creo recordar que era una camioneta o un camioncito. “Jugando a que lo esquivaba” movió las ruedas del vehículo con tanta mala fortuna que patinó en las aguas verdosas de musgo que estaban corriendo contra el cordón.

Nada pudo hacerse para que la embestida fuera real. El resultado : un chico muy joven quedó paralizado para el resto de su vida. Los vecinos con el tiempo buscaron de que quedara un recuerdo de su vida y de que se “materializara “ en un monumento el respeto y el cuidado que hay que tener frente a la fragilidad de la vida.

Fatalidad 4 : las armas las carga el Diablo.

Ya no vivía en el barrio, pero salió en la televisión. El noticiero de la noche contaba de un vecino que alertado por su mujer de la entrada de ladrones, decidió tomar su escopeta y salir a defender su propiedad. Lo hizo con tal mala fortuna que rodeando su casa por el costado opuesto al que lo hacía su mujer, la confundió a ésta con el caco y terminó todo en una tragedia.


Estas “fatalidades son las que nutren los noticieros y periódicos día a día, claro, en el ámbito del barrio estamos muy cercanos a los protagonistas, y hasta que pasa un tiempo prudencial sentimos ese “prurito” moral de no hacernos “periodistas” de estos dramas que pueden tener su lado positivo cuando se transforman en ejemplos, ejemplos de lo que no se debe hacer .

Pero, ¿ cuántos de ellos conocemos ?.

Leía este año en un libro una frase que me quedó grabada, es de un tal J. Anderson Thompson, psiquiatra evolucionista y dice : “ estamos mas inclinados a confundir una sombra con un ladrón que a un ladrón con una sombra”. Así somos los seres humanos.

¿ Recordás alguna fatalidad que te haya sensibilizado ?


Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

Advertisements

Responses

  1. EL “TIO TITO” . El dueño del kiosco que estaba en Garzon y Ariel , que le faltaba un brazo y una pierna, y la historia de que había sido mutilado por un tren estando en copas es verdad, vivía en una fundicion de aluminio que se encontraba en Olazábal y La vía ) donde se tocaba una campana con una cuerda para avisar , la casa estaba en el fondo , era sobrino de mi abuela ( hijo de una hermana ) y su apodo era TITO . Y EL APODO ” el Manco , todo los gurises hacíamos nuestro pasaje por alguna golosina cuando veníamos de la escuela ,para hacer Ariel mas corto . Si lo recordaré porque él mismo no dejó por eso de tomarse alguna copita , he aquí que cuando tenía alguna de mas se ponía muy generoso ( con todos los sobrinos ) y nos regalaba caramelos , chupetines , de todo un poco . LALO

    • Luisito : tenés razón !
      Ahora me acuerdo de verlo pasar por frente a casa, Olazábal abajo…. día tras día.
      Realmente no recordaba que vivía en la misma cuadra.

  2. Está muy fresco aún el dolor de varias familias de Young, cuando para cumplir con una prenda de un programa de Canal 10 SAETA, comenzaron a “cinchar” con cuerdas de una locomotora, y luego de vencer su inercia, no pudieron detenerla con un resultado trágico, ya se, fue en Young, pero hablando de trenes…

    • Sabés Miguel que en España, en uno de esos programas de fatalidades lo vimos y pará……lo vimos en Italia, en el 2007, en un programa idem,
      yo empecé a llamar a Noelia a los gritos, porque era increíble ver – escuchando a un relator tano – la tragedia de Young, además sabiendo que los temas legales en ese entonces, aún no estaban saldados. No sé en realidad qué pasó finalmente…..


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: