Posted by: gabriel | 16 April 2009

Un viaje con final explosivo : la 110 vuelve de Salto.

estacion-salto1Foto actual Estación Salto ( Fabián Iglesias )

Viajemos en el tiempo, amigos, situarse en el año 1967, ajustarse los cinturones, por favor.

Como ya saben, la directora, Celia, era oriunda de Salto, por tanto, en el momento de elegir un sitio para viaje de fin de cursos la capital del Río Uruguay fue la elección seleccionada.
Gran conocedora de su ciudad, nos llevaría con mano de seda por los sitios mas importantes desde el punto de vista histórico como turístico.

El viaje se organizó reservando dos vagones – tanto para la ida como para la vuelta – especiales para la escuela, partiríamos desde Sayago en un viaje larguísimo con un grupo de unos 50 niños ( se dice fácil no ? ), previendo que las maestras no darían abasto para el cuidado de “todo el personal”, se invitó a madres de la comisión fomento para que se sumaran, hicieran el viaje y ayudaran con la tarea. Por supuesto que mi madre se sumó y nos sumó a nosotros, que aunque no estábamos ni en 5° ni en 6°, apenas en 3° y mi hermano en Jardinera, partimos rumbo al norte.

Apenas pantallazos recuerdo del viaje, imágenes que me quedaron grabadas por lo diferente que eran de nuestra realidad “capitalina”, sí, “capitalina de sayago”.

Tengo, por ejemplo, la “foto” en mi mente de un policía que dirigía el tránsito desde una garita elevada en el centro de Salto, con el uniforme de mangas blancas y las señas que hoy solo podemos ver en películas. El año pasado, en Florencia, Italia, tan lejos del Río Uruguay, vimos y fotografiamos a la policía local que usa los abrigos tan al uso de aquellos viejos “guardaciviles” que recordaba.

Otra imagen es la del grupo completo en los talleres del Diario de Salto ( ¿ la Gaceta Salteña ? ), fotografiándonos para aparecer el día siguiente en una edición que es el día de hoy y lamento no tener……

El Río Uruguay, la Cascada de Salto Grande…..claro, la represa aún no era ni proyecto, Celia se preocupó de que viéramos las piedras – que recuerdo claramente – explicándonos que por allí Artigas, había hecho cruzar, en un momento de bajante al Pueblo en el Exodo…..

Llegamos incluso hasta las Termas del Arapey, cuando apenas eran un edificio pequeño poblado – diría teñido de rosado – de huevos de ranas. El motocar a Artigas nos dejó en una estación alejada algo así como 1 km del edificio Termal.
El día anterior para mas señas, había habido un ciclón en la zona, vacas muertas y ovejas ahogadas, eran el panorama desolador, fue mi único viaje al departamento de Artigas, que hoy sigue siendo un debe en mi lista.

Mi madre estaba constantemente tomando apuntes, en una de aquellas libretitas-block con renglones de cuaderno que vendían como para anotar los “deberes”. Hoy nos hemos sofisticado mas, se venden en todo el mundo las Moleskine, y yo mas por copiar a mi madre que a Picasso, siempre estoy con una encima.


El regreso.

Triste estado de parada Edison hoy

Triste estado de parada Edison hoy

Cansados nosotros,

me imagino las maestras !!!, regresábamos del largo periplo sin contratiempos hasta llegar a la Parada del Campo del Polo, ya en Montevideo.
Allí el tren se detuvo y lentamente retomó su cansino andar, hasta que ….. PUMMMMMM!!!
Una gran explosión con rotura de vidrios se sintió uno o dos vagones atrás del nuestro. Eran los viejos vagones de madera y no sabíamos si alguno del grupo viajero había sido herido, qué había causado todo ?

Por un momento recreemos la situación : estábamos a las puertas de la Estación y pum !!
Enseguida las maestras verificaron que el daño lo había sufrido el vagón que estaba detrás del último en que iban niños, finalmente una desgracia con suerte, nadie mal herido, el tren sigue a paso de hombre, con un inspector delante de la máquina detectando si había algo extraño en las vías.

Corrieron rumores….. que si había sido un atentado ( eran los años de las primeras acciones de grupos guerrilleros y nadie sabía qué podía pasar ), que si había sido algo mas frívolo ( como finalmente fue ), que quién sabe qué había provocado todo aquello…..

El tren siempre trajo contrabando de la frontera, sobre todo cerca de fin de año – nuestro tren regresaba a fines de octubre – empezaba el lento goteo de fuegos artificiales que iban llegando a la capital y para evitar el control en las estaciones, los bultos se arrojaban en sitios predetermindaos donde luego alguién los retiraba. El hecho fue que un “mal tirador” de bultos lo arrojó con tan mala puntería que en lugar de la cuneta, regresó a las vías y la carga explotó, con “mas ruido que nueces “ en las ruedas de uno de los vagones.

¿ Qué recuerdos tenés de tus “viajes de fin de cursos “ ?

No es necesario que terminen con explosiones, eh !!
Poné un comentario, hacenos viajar de nuevo contigo.


Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: