Posted by: gabriel | 23 May 2009

Los puentes de la vía a la Tablada

Paso a nivel de Propios, comienzo del recorrido

Paso a nivel de Propios, comienzo del recorrido

Días pasados “conversando” en el blog con Lalo ( el gran ECC Luisito Cabrera ) con referencia al post publicado sobre “ Un Sayago mas rural “, nuestro Experto en Calle Carafí ( EEC ) nos decía que recordaba varios puentes que recorría en sus “exploraciones” por el ramal.

Contactando con otro experto, ahora en temas ferroviarios – Fabián Iglesias – nos pasó una serie de fotos de su archivo con las que, sin la pretensión de ser exhaustivos repasaremos el tramo entre Garzón y la entrada a Estación Tablada.

Los puentes que vemos son de diferente factura, desde los sencillos, aptos para cruzar pequeñas cañadas, los peatonales, hasta los mas elaborados, ya dignos de una traza importante que salva corrientes mas caudalosas.


Pero vayamos uno a uno.

Todos los pasos a nivel tenían las rejas denominadas “mataburros”, unos ángulos “T”, puestos de “punta” que había que pasar con gran cuidado, porque los trenes si bien eran muy esporádicos ninguno deseaba encontrarse con uno justamente cuando hacíamos equilibrio en estos artilugios.

Nunca te debías confiar en las barreras. En ocasiones, tanto el 145 como coches del barrio, pasaban largo rato – era lo que les permitía la ansiedad – esperando por un improbable tren que tenía bajas las barreras durante horas. Pero sigamos con los puentes.

El primero que se nos apararece, luego de pasar Propios, Olazábal y Carafí, es un puente peatonal de hormigón, bases de piedra vista, como en cualesquiera de los clásicos puentes que se pueden ver en las líneas de todo el país. Los rieles uruguayos tienen muy pocos puentes metálicos de tipo peatonal, anotamos los de Colón y el recientemente recuperado para el circuito turístico de Peñarol.

Paso a desnivel a la altura de la fábrica de columnas de UTE

Paso a desnivel a la altura de la fábrica de columnas de UTE

El que nos incumbe ahora, cercano al paso a nivel de Oficial, una humilde callecita que une Camino Ariel con Bulevar Batlle, pasando por el costado de la fábrica de columnas de la Ute.

Siempre nos llamó la atención este paso peatonal : ¿ porqué hacerlo allí ?, ¿porqué una obra civil tan relevante en un lugar donde casi hasta los años 70s todo era poco menos que campo abierto ?.

La realidad es que hoy, sin la “barrera” de un largo tren parado allí durante horas, se nos aparece como innecesario, pero imaginemos a los vecinos a un lado y otro de la vía, aislados y sin poder cruzar de lado a lado. Un tren de pasajeros detenido, al menos nos permite la alternativa de pasar por los vagones de lado a lado, cosa que resulta imposible en uno de Hacienda.

En la foto de Marcelo Benoit, se aprecia su estado actual, poseía unos alambrados a los costados que lo hacían seguro incluso para el paso de los niños. Tenemos en algún lugar de nuestro archivo una foto de los años 70s, que con paciencia rescataremos.

Cruce de cañada entre fábrica de columnas de Ute y Cno. Lecocq ( foto gentileza Leonardo San Martín, 1992 )

Cruce de cañada entre fábrica de columnas de Ute y Cno. Lecocq ( foto gentileza Leonardo San Martín, 1992 )

Mas adelante, la vía se dirige al cruce de la cañadita que viene desde Camino Santos y sigue rumbo a los terrenos de la Agronomía, hoy sitio donde se han construído gran número de viviendas. Se trata de un puente de medianas dimensiones, con la obra civil, también característica de las construcciones ferroviarias de la época. Una importante obra de terraplenado salva la diferencia de nivel que tiene la vía con respecto al piso.

Pequeño puente casi sobre Cno Lecocq ( foto cortesía Leonardo San Martín, 1992 )

Pequeño puente casi sobre Cno Lecocq ( foto cortesía Leonardo San Martín, 1992 )

Llegando a Camino Lecocq, una pequeña “riera” o cañadita secundaria que fluía hacia el Arroyo Pantanoso, es salvada entre las casas que están pegadas a la vía, mediante pequeño puente, en la foto se aprecia incluso la cercana cruz indicadora de paso a nivel sin barreras, en medio de la vegetación.

Vista hacia Lecocq del puente sobre Arroyo Pantanoso

Vista hacia Lecocq del puente sobre Arroyo Pantanoso

Cruzamos Camino Lecocq y arribamos al cruce mas ambicioso del ramal, el del Arroyo Pantanoso. Tenemos la suerte de poder mostrar también, una foto de época de cuando se estaba construyendo ( del inacabable archivo de Fabián Iglesias ) y otras actuales de Luis Falla.

Tantas y tantas veces cruzamos este puente – con durmientes al vacío – con la bicicleta al hombro, nos parecía ser parte de una gran aventura colgados en un sitio que podría ser el París Dakar o algún rally perdido por el mundo ( sí , ya sé los rallys se corren en coche !!!, pero bueno, para nosotros la bici siempre era lo mas parecido a un coche o una moto que podíamos tener ).

Puente ferroviario de Arroyo Pantanoso en etapa de construcción

Puente ferroviario de Arroyo Pantanoso en etapa de construcción

La altura era considerable, la vía luego hacía una lenta curva hacia la derecha y se encaminaba a encontrar el último de los “mataburros” y la señal que marcaba la entrada a la playa de maniobras de Estación Tablada.

Apertura de desvíos a la playa de maniobras de Tablada, años 70s.

Apertura de desvíos a la playa de maniobras de Tablada, años 70s.

Llegados a este punto, una calle “camino de tropas” ( no Camino de las Tropas, hago la salvedad, sino un camino “para tropear” ) representaba el último paso a nivel antes del abanico de vías que se abría.

Aspecto del edificio de Estación Tablada luego de su clausura, fines de los 80s. ( Archivo Fabián Iglesias )

Aspecto del edificio de Estación Tablada luego de su clausura, fines de los 80s. ( Archivo Fabián Iglesias )

El retorno inevitablemente lo hacíamos por el fondo, salíamos a la calle lateral ( hoy continuación Rubio, a la que se le ha construído un puente vial que salva el Pantanoso ) hacia Camino de las Tropas, rodeábamos el viejo Hotel – aún no era Hogar de Reclusión – y bajada de empedrado por medio, nos dirigíamos hacia Camino Lecocq.

La opción por Continuación Rubio en ese entonces tenía un puente vecinal colgante, en medio de unas renegridas aguas que mas nos valía no llegar a tocar, podíamos llegar a Camino Lecocq, en una zona que tenía restos de viejas canteras de piedra abandonadas ( ¿ con piedras de allí se habrán construído algunos de estos puentes ? ), hoy estos terrenos pertenecen a una firma de pinturas que compró también una bonita casa quinta que da sobre Lecocq.

¿ Qué otros recuerdos tenés vos ? Contanos cuáles eran tus “territorios” de exploración en Sayago.


Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.


Categories

%d bloggers like this: