Posted by: gabriel | 5 July 2009

” Que te despensas….Oda “

“ Que te despensas…..Oda”.

Con esta muletilla bromeaba mi primer jefe, el veterano deportista olímpico Walter Pérez Soto. Él es nacido en la zona de Millán y Raffo y a mí me maravillaba de que, en el gran mundo de la publicidad uruguaya, alguien tan famoso nombrara permanentemente un sitio tan particular de Sayago.

Esto me hizo creer – no sé si será cierto o no – que la Despensa Oda había sido parte de alguna cadena mas grande de locales y quedó luego como único el de Camino Ariel.
¿ Habrá sido así ? No lo sé, pero lo averiguaremos.

Recuerdo que el pequeño negocio era regenteado por “ el Gordo Laurito “, alguien mas que debido a una carácterística personal perdió el nombre, para ganar un sobrenombre. Laurito siempre estaba impecable con su túnica corta de color blanco, mas que un despensero, era un “asesor gastronómico“.

La Oda, como la conocíamos comúnmente era lo mas parecido a lo que hoy conozco como “colmados” aquí en Barcelona, esto es : pequeños comercios, abarrotados – colmados de productos – sobre todo del rubro de enlatados, galletas, conservas, todo tipo de pescados en lata también y nada de frutas ni verduras, no lo hubiera permitido las pequeñas dimensiones del local. Es probable que como despensa, también tuviera una línea de quesos y embutidos, pero no lo recuerdo. Si bien no íbamos muy seguido, como si fuera por un tema de respeto y de repartir la cesta de la compra entre la mayor parte de negocios posibles, mi madre compraba allí determinados productos. También hay que conceder que siendo del barrio “de toda la vida”, hacer la compra de esta manera, era una especie de cumplimiento con la “visita social” a cada uno de los propietarios.

En ese entonces no se necesitaban ni luminosos ni carteles con el nombre a lo sumo algún pizarrón, todo el mundo sabía de memoria qué negocios había, quien los atendía y qué vendían.

La Oda formaba parte de un edificio sencillo, con un balcón arriba – ¿ viviría allí Laurito ? – y lindaba con un terreno donde luego fueron alternándose con las crisis, diferentes bancos : el Italo-americano del Trabajo, el Banco Francés, creo que el de Londres y otros que luego de que el Transatlántico debacle por medio, dejó al barrio sin sucursal, cumplieron con los servicios financieros vacantes.

Los troles doblaban casi encima de la vereda en su búsqueda de Pedro Boggiani y era mi diversión verlos maniobrar mientras mi madre hacía las compras y cuento esto y recuerdo visualmente el cordón de granito rojo semi-hundido e inclinado por el pasaje de las pesadas ruedas de los viejos Alfa Romeos.

¿ Recordás el negocio ?, ¿ comprabas allí ?


Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.


Responses

  1. Este es un comentario del Loncha, no tiene desperdicio !!
    Qué recuerdos que nos hace llegar …….

    ”’Grande Gabriel” Cómo no me voy acordar de DON LAURITO !!! si laburé con él. Rompí como 6 casilleros de Coca-Cola y yo pensé : ! muero como jesucristo ! ‘.”NO”,’ paso por el río de Coca-Cola puso su mano en mi cabeza y me dijo;” peti, a ver si tenés más cuidado”. De esos ya no nacen Gabriel !!! .La maestra era la Sra Marrone y sus hijos Jorgito y Eduardo, rascaban el violín. Tengo màs canas que “la 19” vo me vas a sacar màs. Un abrazo compañero

  2. La frase que decía referida a las “despensas oda” era para no decir “que se j…” porque no me gustaba decir palabras soeces, cosa que aún conservo, indignándome al ver como los uruguayos nos vamos degradando en el lenguaje, por influencia de la televisión argentina, donde la competencia es entre quienes hablan más sucio, entre quienes muestran más ordinariez y entre los que más se atreven con el sexo.
    Realmente ya estamos hablando muy parecido a los porteños. Aquí hay una reacción tibia de los intelectuales y se dice que la cultura uruguaya se ha “tinelizado”, pero nadie hace nada por cambiar. Por mi parte he tratado de crear conciencia en la Asociación Uruguaya de Agencias de Publicidad.
    Nuestros jóvenes ya no conocen varias palabras que nos diferenciaban y estamos sucumbiendo a la mediocridad, por no decir la ordinariez.

    • Estimado Walter : no dejaba de hacerme mucha gracia de todas maneras, quizás mi juventud de entonces me impidió hacerle la pregunta que le hago casi 30 años después !!!
      Mas vale tarde que nunca y gracias por responderla.

  3. Hola: releyendo me acordé que tenía las escobas todas unidas paraditas en la vereda, bien en la esquina


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: