Posted by: gabriel | 12 December 2009

“….perdices, vacas y otros bichos” : por Virginia Podestá

Qué peligro, suelta antes de las fiestas.... ( © V. Podestá, 2009 )


Hola Gabriel, éste comentario que te envío es para testimoniar algo que ocurrió el miércoles 9 de diciembre, en Sayago.

Me pareció muy anecdótico y quisiera compartirlo para evidenciar otra de las características que distinguen a nuestro barrio.

Cerca de las 7.30 de la mañana, comenzaron a pasearse por enfrente a casa, 3 plumíferos, que con un total desenfado,recorrían todos los jardines picoteando por aquí y por alli, ignorando los ladridos de los furiosos perros, los intrigados gatos y sobre todo los sorprendidos vecinos que salían a trabajar y a estudiar.

( © Virginia Podestá, 2009 )

Pasaron así toda la mañana y la tarde, disfrutando del buen tiempo y de los alimentos que encontraban en sus recorridas.Como siempre ocurre en estos casos se hizo una asamblea entre los vecinos de la cuadra, para averiguar de quién eran estos animalitos que hicieron de ese miércoles un día distinto.

Ninguno sabía nada, y las gallinas y gallo siguieron recorriendo la zona, demostrando las calidades ambientales que por aquí tenemos ya que estaban muy a gusto entre los pastitos de los retiros y las flores caídas de los jacarandás.

( © Virginia Podestá, 2009 )

Luego que sequé las fotos no las ví mas, seguramente a la tardecita volvieron a su hogar luego de un día de recorrida por el barrio, barrio que no ha perdido ese toque rural, que me recuerda cuando traían vacas a pastar frente a casa y más de una entró al fondo donde había una quintita a comerse las delicias que cultivaba mi abuelo. O aquella vez que casi me muero del susto cuando sale volando frente mío una perdiz, en el momento que colgaba ropa, o cuando los patos y gansos del vecino de enfrente, salían de recorrida visitando distintas casas.

Son buenas anécdotas que hoy hacen reír mucho a mi hija, que le parece muy raro pensar en vacas , gansos y gallinas sueltos por el barrio.

Saludos Virginia Podestá

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.


Responses

  1. Una acnédota realmente exquisita !

    Y no solo a tu hija hacen reír, a quienes hemos vivído esas experiencias y vivencias, de convivir en plena ciudad, con vacas, gallinas, patos y demás y hoy, lejos en esta superindustrializada, yo diría idiotizada Europa, donde los niños se asustan de encontrárse con una gallina, esas realidades no son mas que envidiables.

    Las fotos lo dicen todo y se las haría ver a ese grupo de parásitos y “Premio Nóbels” que están ahora mismo aquí no muy lejos en Copenhagen, discutiendo sobre “ecología” y de cuánto curvas deben ser las bananas, para que cayeran en la realidad y experimentaran lo que es verdaderamente ecología.

    • Brillante la semblanza, me hace recordar a aquel político que quería crear el cargo público de “enderezador de croissants” .

  2. Ojalá hubiera tenido una digital cuando las vacas pastaban en la puerta de mi casa y yo me escapaba para jugar a los cowboy, miraba las marcas de las huellas de los vacunos y hacía de cuenta que las seguía, estilo “rastreador indio cherokee”, y de más !!! cuando eran caballos que que andaban sueltos : iba y tocaba la huella de las herraduras, como lo veía en las pelis de “coboy” y las palpaba con la mano, como si pudiera saber si el caballo llevaba jinete o no !.

    Después que digan que la mente no lo puede todo.
    Qué inocencia !!!

    • O yo Gabriel, como cuando chico y tenía 3 gatos, 2 perros, 2 patos y un cerdito que amamantaba con botella de Coca-Cola y chupete de mamadera, no te imáginas las charlas que tenía con aquel individuo…

  3. Hola, realmente fue una anécdota muy simpática que por suerte y cada tanto podemos vivir en este barrio.

    También he notado que desde que se comenzó con la obra del ensanche de Propios, han aparecido muchísimos pájaros que antes eran menos frecuentes de ver.

    Una explicación que veo a esto es que para construir los puentes ferroviarios nuevos tuvieron que talar ese montecito que quedaba entre las dos vías de tren, que era hogar de muchas especies.

    Supongo que al verse sin ese refugio los pájaros comenzaron a buscarlo por la zona, y es así que se ven cantidad de horneros, chingolos, palomas, benteveos (se escribe así?), y elegantes teros.

    Hasta han aparecido cotorras que “compraron” domicilio en el cedro de casa y conversan incansablemente los días de verano.

    Cuando armamos la piscina en el fondo, es divertido ver las picadas de estos animalitos voladores, dándose chapuzones refrescantes.

    Es lindo verlos, porque como ya comenté nos demuestra que todavía contamos por aquí con un medio ambiente amigable.

    Muchos saludos Virginia

    • Uno de mis deleites era sentarme en el fondo de casa, junto con un gran manojo de revistas – a la sombra en verano – y ponerme a leer y escuchar los cantos de todas las especies que poblaban los árboles vecinos, era un poco como vivir cerca del bosque, Sayago siempre tuvo eso de límite, de mitad civilización y mitad naturaleza.

  4. Hola,
    Esta anécdota me hizo acordar también algo que nos pasó de niños.

    Estabamos jugando al fútbol donde hoy es la plaza Líbano.

    Había un hombre que tenía algunas cabras que pastaban alli, junto a nosotros. Un día tuvimos que parar el picado para ver algo que a esa edad nos fascinó. Una de las cabras parió alli mismo dos cabritos.

    Vimos todo el alumbramiento, nacieron solos sin ningún tipo de ayuda. Después le fuimos a avisar al dueño. Fue impresionante para gurises de no más de 10 años como teníamos.

    Nunca más vi cabras, o chivos como se les decía, por el barrio.

  5. Hablando de rural voy a dejar caer una anécdota .

    Un dia como tantos en el Sayago Rural , porque desde que he leído el blog , me di cuenta que vivía en el sayago rural , entre vacas , caballos , gallinas , patos , conejos , perros, gatos, pensandolo bien era rural, ja ja .

    Bueno sigo con la narración , estamos con la barra y he aquí que nos sorprende una animal que jamas habíamos visto, una rata enorme , a bueno se armó el alboroto, uno corría a buscar un palo, otro una azada, todo el mundo a armarse, todo el mundo ?? la gurisada logró acorralar la fiera, que nos mostraba ferozmente sus dientes – ¿ y ahora que hacemos ?-, cuando estamos resolviendo su destino aparecio un tio mío , el cual mediante el asombro nos mando a que nos alejaramos, trajo su horquilla de dar vuelta tierra y terminó con el destino feliz de dicho animal, despues vino una charla para toda la gurisada referente al animal que se supone para el era una comadreja mora , terriblemente feroz y su mordedura sumamente infeciosa, en fin la peor ja ja . no se como podría habitar este mundo un ser tan malo ja ja .

    Terminada la charla todo el mundo de boca abierta se miraba y no decía una palabra, en eso aparece un vecino buscando a su NUTRIA dócil que se le había escapado y la describió, nos miramos todos y movíamos los ojos de costado a costado y mirábamos al tío, este muy tranquilo dice bueno me voy a seguir trabajando en la quinta y calladito se fue , haciendose el desentendido ( EN CRIOLLO EL BOL…. ) y ahora : ¿quien le decia al vecino la mala noticia ?, elegimos un voluntario uno muy diplomático dentro de los presentes y salió , luego de varias palabras vemos al vecino mas furioso que toro frente a capa roja y le gritaba al tio que saliera ( por supuesto éste jamás salió ) , era burro pero no tarado.

    Moraleja el hombre teme a todo lo que no conoce , pero que esto sea una nutria es una vergüenza.

    Un saludo a la barra de Villa Sayago

    • Muy bueno Lalo !!, ahora tengo que decirte que sí, que vivías ( vivíamos ) en el Sayago Rural, si no que le pregunten a las vacas de don Larrosa !

  6. Sólo voy a agregar una anécdota que viene al caso.

    Mi hermana nos vino a visitar a Uruguay, después de sus primeros 5 años en Uruguay, no sé, por el ochenta y algo, yo era uruguayo todavía.. pucha…

    Vivía allá en lo de mi vieja ya casado, pero el paisito no me había corrido todavía.

    Bueno, decía- mi hermana llegó con su hijo mayor de 5 años a pasar unos días en la casa paterna en Piedras Blancas.

    Típica casa de terreno grande: La casa nueva al frente, la primera casita del terreno de bloque y chapas de zinc que ya oficiaba de galpón, terreno, naranjos, huerta, pitangas, GALLINERO, y allá al fondo otro apartamentito.

    Mi sobrinito canadiense que sale al terreno un domingo, mientras los gandes asentábamos los ravioles.

    Volvió con unos ojos como el dos de oro!!… exaltado, exacerbado, excitado, exasperado, gritándole a la madre.. “mamá!! mamá!!!… allá en el campo hay pollos crudos que caminan!!!”

    FELIZ NAVIDAD!!! ho ho!!

    • Excelente, esa anécdota es imposible de inventar ni de imaginar si no fuera real !!

  7. Ja.. yo aún me río de eso, aclaro que (N de R) debe decir “sus primeros 5 años en Canadá” al principio.

    Y por supuesto que fue en inglés y esa lengua aún me era desconocida en esos años,

    “Mom… Mom!! Out in the country side there are raw chickens that walk!.
    Y mi hermana nos tradujo a todos… Se nos revolvieron los ravioles de reirnos.

    Después nos dijo, es que es la primera vez que ve un pollo o una gallina en estado vivo!

    • Una montevideana : una chica, amiga de un gran amigo, muy regia ella, vuelve de la Feria y le dice ” …esas cosas tan horribles con barro son las papas ? “

  8. Las vacas de Don Larrosa….
    Si sabremos de olor a campo , de bichos y anécdotas, de pibes ( indígenas ) , porque que levante la mano el que no le pasó que picando por la punta solo ,rumbo al gol no piso el excremento de dicho animal , el cual frenaba su carrera ( a la pucha!!! ) .
    El ataque de lo teros cuando tenían nido . En fin nos faltaba el gorro y la bombacha de gaucho .

  9. LALO!

    Es que si no metía esa antes de comentar tu anécdota seguro se me olvida.. es que por algún motivo extaño, tengo la mente, más rápida que mis dos índices.

    Por supuesto que acerca de la anécdota de la nutria está impagable, pero no a poca gente la ha pasado algo similar.

    Y sí, a mi también .. (Pah ya parezco don verídico).
    Pero igual va, sientesé nomás y sirva algo.

    Esta viene de Campamento de veinteañeros en Valle Edén.

    Éramos uno 7 o 6, para decirlo diferente que siempre, entre 19 y 21, Valle Edén, verano, Mochilas, Afe, y de comer algunos fideos y bastantes cartuchos 16, algunos cargados con balines.

    Cuando los fideos se acabaron , y ya no me pasaba nada de río con olor a pescado, salimos 4 de los 7 o 6 con las escopetas “Rossi” a “cazar”.

    Que desprolijidad… Que irresponsables!, si lo pienso ahora y me imagino el estado de nervios de mis viejos.. COMO ME LO PERMITÍAN?

    Bueno, que entramos a caminar alejándonos de la carpa, y como a la hora…. ruidos a ramitas que se quebraban.. de pisadas… todo el mundo a aguantar la respiración.. silencio… ir contra el viento.. y el bicho estaba ahí.. entre las ramas, lo veíamos, era un carpincho CLARITO.. “terrible carpincho de 90 Kilos” aventuró el más experto, cargá los balines anotó Oscar, el mayor de nosotros, Hector y Yo hicimos lo propio… el bicho no nos había visto.. pero el tiro estaba lejos de ser seguro todavía.

    Más pasos en completo silencio, controlando la pisada, viendo donde pisás, el talón, la suela, la rodilla que no toque nada y hablando por señas.

    Llegó un momento que el animal estaba seguro como para darle, se veía clarito, entero, era enorme, pero había 20 ramas adelante y estaba a unos 25 m, en eso Oscar que levanta una mano y haciendo la mímica con los dedos a modo de “cuenta”, levanta el dedo gordo, mientras sostenía la escopeta fija en su blanco con la izquierda, y las tres escopetas apuntaron y los cuatro pensamos “a la una”….

    Se dispara el Índice del puño… “A las dos”… y luego el dedo mayor se extendió.

    Dimos tiempo a OScar que la mano derecha con la que contaba llegara al guardamonte de la escopeta y PAPARARÁM !!!!.

    Cuatro tiros casi al unísono.

    Caminamos los metros hasta la presa y un hermoso tordillo estaba tendido con las patas duras y una estrella roja en la frente.

    ES UN CABALLO!! QUE HICIMOS..

    Nadie dijo nada… corrimos el kilómetro y pico hasta la carpa , y se acabó el cuento, que desastre…

    Y bueno, pensabamos “errare humanum est”.

    Nada sucedió sino hasta la mañana siguiente casi sin amanecer, sentimos ruido alrededor de la carpa… yo que asomo la cabeza y veo dos siluetas, una “con gorro de autoridá” , y la otra con gorro de paisano nomás.

    Que con suma humildad el gendarme de campaña me dice:

    – Buenas muchachos, perdonen si estaban descansando..
    – No, no.. ya estabamos por hacer unos mates.

    (Yo pensaba, listo .. ya la hicimos, todos en cana, en una comisaría de campaña… etc.etc.)

    – Pasó algo? Pregunté con mi mejor cara de pelo.. desentendido.

    – No, muchachos no.. (ya habían salido los demás también con cara de bol..), acá al buen hombre se le perdió un tordillo, no vieron algun caballo suelto? pasar por acá?

    – No.. la verdad que no señor .. -le dijimos.

    – Bueno.. muchachos, cualquier cosa si lo ven pasen por la comisaría a avisar, o en la estación del tren nomás.. que me avisan.

    – Pero como no!.. vaya tranquilo nomás.. Quieren un mate? o una galletas?.. bueno.. unas galletas, que las llevamos porque seguimos buscando.

    – Vaya, vaya…

    De más está decir que empezamos a desarmar la carpa cuando se acabó el agua caliente.. nos fuimos a la estación, y “PARAMOS” el tren que en esa época había que PARARLO con linternas de noche, porque PARAR, PARAR , sólo paraba los Viernes, a no ser que le hicieran señas.

    Nunca supimos quien le dió..

    Pero para esa altura, Escopeto Fulminante dijo: No se hable más del tema, nunca se va a saber, no da.

  10. Si habrá anécdotas que de a poco iremos recordando Miguel ( PR ), lo del caballo : una animalada de guri, cuantas veces fuimos a cazar y dentro teníamos expertos ( sin diploma ) que se perdían en el monte, no había luna , sol , árbol, estrella que sirviera de referencia.

    PD. Gardel dentro de sus memorias escribió que su tordillo había aparecido muerto y nunca supo que fue lo que sucedió , será esta la historia que nunca se contó del caballo de Carlitos.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: