Posted by: gabriel | 31 January 2010

“Un padre albañil”, escribe Miguel

Muchachos, si esto no es una bajada, no sé que es... ( © E. Montenegro, 2009 )

Muchachos, si esto no es una bajada, no sé que es... ( © E. Montenegro, 2009 )

Para el que tenía un padre albañil como yo la reunión de “hardware” comenzaba yendo al fondo a elegir alguna tabla de encofrado que se ajustara a las necesidades; esto era, que no tuviera material, portland o mezcla pegada, que fuera lisa, con pocas grietas, y sobre todo pocas “astillas” al tacto.

La elección del chasis al igual que hoy en día en la F1 era fundamental, éste debía tener rigidez, seguridad y además ser agradable a la vista.

Lo segundo era la parte móvil, para esto, algunas partes había en casa, porque mi viejo tenía un chevrolet 47, pero lo necesario no abundaba, así que había que esperar al Domingo, donde seguro se conseguía en la “feria de mi barrio”, en aquel entonces Piedras Blancas, que era más inocente y segura que hoy en día.

Había que negociar el precio con los proveedores sentados en la vereda, para ello se evaluaban el estado, las condiciones, apariencia, tamaño y sobre todo TENIAN QUE GIRAR!!, si estaban duros estos importantísimos componentes, el precio podía caer a la mitad. (Aunque sabíamos que un par de horas de remojo en Querosén y golpecitos de plano contra la calle de hormigón lo ablandaban).

La tercera “difícil” era el bulón de control, no es como ahora que hay tornillos por todos lados, con y sin tuerca de todas las medidas, y si no, te vas a Home Depot acá donde vivo, o a Seler Parrado en Uruguay y listo, los pesos para un botija de 11,12 ó 13, eran escasos, y había que “conseguirlas” las cosas, no se compraba más que lo estrictamente inconseguible de otra forma.

Finalmente buscar un par de listones de madera que sirvieran de ejes.

Para quien no se haya percatado aún, hablo de LAS CHATAS!!.
Qué difícil era conseguir buenos rulemanes, sobre todo cuatro iguales, o al menos dos mas chicos y dos mas grandes, esto hacía tener mas pinta al bólido con las grandes atrás, y ese tornillo para el eje de adelante uhh ¿quien podrá tener uno?.

El resto era un par de clavos, un serrucho, mucho ingenio y maña, y buen gusto de ser posible.
Sin embargo, había algo de técnica en cada detalle, por ejemplo, los rulemanes más chiquitos adelante y los grandes atrás le daban una facha deportiva importante, pero la chata le hacía mas caso a la dirección si el eje de adelante tenía rulemanes grandes, así que al igual que hoy, la ecuación “prestaciones/control/pinta” era un balance difícil.

Si los rulemanes eran muy pequeños, una piedrita de pedregullo podía frenar el vehículo fácilmente si se incrustaba entre el eje y el asfalto, dejando una raya de varios metros en la calle y así como esto, había más secretos de diseño.

La más jodida era el agujero del eje por donde pasar el tornillo, que se hacía en el mejor de los casos con un “berbiquí o barbiquí” (parece que esta bien de las dos maneras), porque eso de un Black and Decker en una casa de familia no existía!! eso era un lujo de taller!.
Si no, se procedía a darle con un destornillador de a poco hasta que la ampolla en la palma de la mano ardiera.

Siguiente tarea, afinar las puntas de los palos que hacían de ejes, exactamente y lo más justo posible a la medida del rulemán que se había conseguido.
Para esto había que estar psicológicamente preparado para soportar el sermón de la vieja después de ver como quedaba la cuchilla de la cocina, llena de melladuras y desafilada.!!

Una clavada al pedazo de tabla de encofrado atravesado que oficiaba de asiento, una cuerda para tener mejor control de dirección, y listo , suprarrenales… ¡a fumigar adrenalina!

Después al igual que hoy en las escuderías de F1 se podían agregar artilugios, había desde volantes, frenos tipo palancas, asientos mullidos etc., todo dependía de que se consiguiera, o de la colaboración del viejo o algún veterano.

Había de esas pitucas y refinadas en mi cuadra, pero invariablemente las que más corrían eran las mas sencillas y humildes.

Era increíble, había una que recuerdo hasta hoy y que nadie le podía ganar, la tabla-chassis medía 70 cm. de largo, los ejes eran palos de escoba, los rulemanes eran los cuatro diferentes, ni ajustados estaban , dos por tres se salían ya que los aguantaba en el eje apenas un clavito fino doblado, sin embargo cuando lograba hacer todo el recorrido llegaba varios cuerpos delante de los demás.

La chata de Carlitos tenía frenos a talón de “Pampero”, alpargata o chancleta (Otro sermón de la vieja por los talones gastados chanfleados hacia arriba), y recuerdo algunos que corrían descalzos!, tenía una piola de SISAL en el eje y más nada, volaba el Carlitos.

Después todo el resto era diversión, griterío, discusión de posiciones, comentarios de cada carrera, siestas de verano de los vecinos arruinadas, y muchos dedos sangrando de cuando al impulsarte con las manos en contra el pavimento y darle velocidad, te pasaba algún rulemán por encima de los dátiles!.
UHHH!!!!!

El que no lo vivió, se lo perdió. (qué profundo).

Saludos

miguel cuestas

Miguel Cuestas es Técnico en electrónica de UTU, ha trabajado en telefonía en Uruguay, Nigeria, EEUU, Suecia, Chile, Brasil, y ha residido con la familia trabajando en el mismo rubro en Mexico, Ecuador, Panamá y actualmente en Puerto Rico como Gerente de Soluciones para Cuentas del Caribe.

Escribe regularmente para este blog, obsequiándonos con algunos de los mas profesionales y creativos textos que hemos publicado.


Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.


Responses

  1. Tocayo, no es que llore, por que no ser como vos es culpa mía.

    Por qué esto! porque te iba a decir que me sentí igual a vos cuando leí esto, peor sin todos esos títulos jaja un saludo desde Colón, Montevidéo pero esas vivencias igual que vos fueron en la Unión.

    Para terminar me gustaría que pusieras unas fotos o dibujos de como eran, así les muestro a mis hijas.

    Saludos.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: