Posted by: gabriel | 4 May 2010

” Martes Urbanos ” de Luis Falla por Quicuyo

La entrada oficial del Barrio Jardín sobre Ariel ( © Luis Falla 2010 )


Hoy recorremos un sitio muy especial de Sayago, el denominado Barrio Jardín o Barrio de los Alemanes, cuyo centro o eje es la calle Quicuyó o Quicuyo.

Todavía recordamos nuestros pasos por esta calle cuando era apenas de pedregullo ( © Luis Falla 2010 )

La placita y sus centenarios eucaliptus ( © Luis Falla 2010 )

La calle que sería continuación de Tacuabé y a la izquierda los fondos del Club Sayago, un verdadero túnel vegetal ( © Luis Falla 2010 )

Nos vamos rumbo a Millán ( © Luis Falla 2010 )


Ya en posts muy al inicio del blog hacíamos la consulta acerca de un viejo barco que ancló en esta calle, ubicado en uno de los chalets, donde la plaza hace un ángulo de 90º hacia Millán, justamente en la esquina que vemos en la foto de arriba, alguien sabe su origen, conoce su historia o la de sus propietarios ?

Al fondo la vía y detrás los terrenos que tienen su frente a la Avenida Sayago ( © Luis Falla 2010 )

Otro ejemplo de la clásica arquitectura industrial provisoria ( tiene mas de 100 años ! ) que los ingleses trajeron al Uruguay ( © Luis Falla 2010 )

Realmente esta edificación, que no tiene mayores lucimientos propios pero con una formidable duración nos hace pensar en que se deberían relevar todos las construcciones inglesas, no sabemos si la Facultad de Arquitectura o la de Ingeniería, pero alguna de las dos debería rescatar con fines museísticos todas las características que poseían estos habitáculos “provisorios” que han tenido casi -digo casi – mas vida que el propio ferrocarril que los vio construir.

¿ Viviste en Quicuyo ?, vives allí ahora ? qué nos podés contar del barrio ?


Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.


Responses

  1. En ese barrio frente a la placita con los enormes eucaliptos es donde empezo el Jardin de infantes Marionet, alli fuimos mi hermano Bernardo y yo.
    Luego paso a ser College Marionet mudandose a la calle Ariel, a unos metros de alli y mas tarde College et Lycee en la calle Garzon.
    Margarita Peretz

  2. Yo vivía en Millan entre Quicuyo y Gabriel Velasco..

    Pero ese camino era diario.. QUE PAZ!!!!! Cuantos mates caminando con mi amor por la placita del barrio Jardín.

    Gracias Luisito!!!

    • Miguel, esa zona la conocí hace cosa de dos años por necesidad de llegar a Millán hasta Avda Sayago, o viceversa ,rápido para poder tomar fotos en distintos lugares a trenes,realmente es hermosa y la paz que hay es impresionante, y eso estando cerca de las avenidas es mucho decir.

      Los videos de TGVA 325 son de Marcelo Benoit, por el momento tengo uno solo en Sayago,dejame y filmo algo mas.

  3. Luis… recién veo tus videos en YT

  4. LAs andanzas de Luisito!!

    Grande Luis..

    AVISÁA!!! con el hambre que hay de imágenes del barrio por acá lejos!
    http://www.youtube.com/results?search_query=falla806&aq=f

  5. Nunca pude saber, porque a ese “trocito” de Sayago, se le denominó “Barrio alemán”.

    Aunque algún paralelísmo inconcientemente he hecho siempre.

    La arquitectura es y fue relativamente omogenea, da la sensación de haberse construído casi todo de una vez, los jardínes, las aceras inesistentes pero prolijamente enjardinadas, me dieron siempre la sensación que me dan los Barrios en cualquier ciudad de Alemania.

    Entrar apenas dejando atrás la esquina con Ariel, era ya como entrar en otro Mundo.

    Unos metros de calle, una Plaza inconclusa, los tan marítimos eucaliptus, todo da una impresión de orden, de belleza paisajistica, casi similar a miles de rincónes del elegante Carrasco.

    Me fue siempre un misterio.
    Me encanta ese lugar.

    German de Alemania

  6. German:
    ese bario le llaman el de los alemanes
    porque en el mismo habia alemanes y descendientes.
    La familia Pigorch, Alejandro fue compañero mio en el
    San Juan Bautista y su papá era Aleman profesor
    en la escuela industrial de Colón, despues había otro que fue compañero de mi hermano que no
    recuerdo bien y escribo peor ( Whalvert Sterhirnner)
    creo , pero en varias las familias.

    Recuerdo otro que fue compañero– que eran dos
    hermanos – de nombre Sawlich .

    Perdón si estan mal escrito pero lo hago casi foneticamente.

    • Carlos !

      Yo también fui al San Juan Bautista ! Y estuve en 4° de Escuela alli con Sawlich !!! No sabía que vivía en el Barrio Alemán.
      No es que fuimos compañeros entónces ???

      Increíble !!!

      German de Alemania

  7. Coompañeros chequendegue, chequendengue , siempre fuimos compañeros
    dijo el elaborado Donald… ja jajja

    Creo anduvimos cerca , yo fui al San juan Bautista
    hasta parte de 3er. grado cuando ya era inminente
    el cierre me pasaron a la escuela 52 , año 67 ó 68
    no recuerdo bien , te nombro las maestras que tuve:
    1ro. inferior Lena, 1ro. superior Lena , 2do. una de apellido Coronel que tuve luego en la escuela 52 en
    5to. y en tercero fue algo muy particular puesto no se debido a que tuvimos un cura o maestro por cada 1 o dos materias como si fuera un secundario ej.(padre Roberto español, Derghan
    aritmetica ,Massarino catesismo; el Hermano Maya no recuerdo en que , el cura Clavijo en otra)
    la verdad medio despelote.

    Compañeros que recuerdo del Colegio , van por
    pura memoria no me pidas en que grado no
    me da el fosfotimol : Manuel LLera,Atalibar Silvera,Darwin Sellanes,Alejandro Pigorch, Horacio Farro , Walter Roldán,uno de los Sawlich,
    Jorge Camaño, Villagran, Rebollo….

  8. Germán y Carlos:

    A ver si les saco algunas espinillas de la duda.

    Por lo que sé, el Barrio Jardín fue el reducto donde se asentaron varios de los sobrevivientes del Graf Spee que se quedaron en Montevideo.

    Hace poco leí la historia en internet que PERDÍ!! y vi un capítulo del History Channel acerca de ésto.
    Era un grupo creo que de unos cuantos alemanes marinos del Graf Spee, que parece que deambularon por varios sitios en el Montevideo de la época, estuvieron hospedados en una casona de monjas de la calle María Orticochea, creo … todo es creo, pero lo voy a confirmar, después los llevaron a otro convento porque estaban en una condición como de SEMI-DETENIDOS o bajo vigilancia.

    Y en el programa de History Channel hasta habló una señora viejita que dice su mamá LA LLEVÓ JUNTO CON OTRAS MUCHACHITAS, a hacerles compañía a éstos marinos que la estaban pasando mal en un país que noconocían, y ella contó que se formaron VARIAS PAREJAS y se casaron muchas de ellas.
    Dicen que miraban y veían aquellos muchachos todos rubios parados en medio del patio del convento.. era bien cómico como lo contaba.

    La cuestión es que después de deambular por hospicios, conventos y casas quintas, se asentaron ya como “montevideanos” en Quicuyo y alrededores, construyeron sus casas.. y tuvieron descendientes.

    Una de esas casas se construyó en Millán 4842 entre Gabriel Velasco y Pasaje la Via, y la compro un servidor va a hacer exactamente diez años en Agosto cuando justamente termino de pagarla.

    Me extrañó que tuviera como un sótano de concreto armado bajo el piso de la cocina con una entrada tipo tapa de antel en el medio de la cocina frente a la mesada, y también me sorprendió cuando cambié el saneamiento de la casa que tuve que escarbar y los cimientos tienen 90 Cm de profundidad por 40cm de ancho.

    Todas las aberturas y los pisos de cedro y una construcción tipo BUNKER.

    Empecé a averiguar y encontré lo que cuento arriba y algo más.

    Fotos Miguel

  9. AHÍ EN LA VUELTA ANDABAN!!

    Extracto de un relato de un Blog Alemán.

    Grupo de los 48 suboficiales y marineros internados en el Hospital Militar de Montevideo, quienes Residieron en una casa alquilada en la Calle Timote al 1600 alquilada por la legación de Alemania.
    38 de ellos están (en la foto) recién recuperados de sus heridas sufridas durante la batalla.

    Fotos de los marinos

    Los 11 que se quedaron a vivir en Uruguay son;
    Fritz Adolf; Kurt Gabriel; Helmuth Gronow; Rudolf Haag; Heinz Heerlein; Hans Jahn; Fred Link; Paul Lubeck; Herbert Pach; Bruno Skibbe; Gunter Trettin.

    La fotografía original fué prestada gentilmente para su duplicación por el Sr. Heerlein.

    En la casa de la familia Uhrig (Montevideo 1940)
    Izq: Martín Jacob; Der: Cabo 1° Helmut Grunow Leiky; Detrás: Sra. Elsa Uhrig

    • La guerra recién empezaba, los marinos eran todos chicos de 18 a 20 años, muy muy jóvenes, la gente comenzó a tenerles cariño y buscarles esposa, sobre todo la comunidad alemana, no se conocían aún los límites de barbarie que alcanzaría el régimen y la armada alemana por otra parte poseía una tradición de casta, de clase social elevada.

      Apenas 5 ó 6, huyendo a través de Chile pudieron regresar a la patria y pelear el resto de la Guerra, según he leído muriendo en submarinos, pues los barcos desaparecieron por derrota a cargo de los ingleses. El resto, los que quedaron aquí usaron a su favor la condición de “semi-prisioneros”, ya que eran vigilados y vivieron felices el resto de sus vidas, igual que los que lo hicieron en BsAs.

  10. Era 4600 de timote la dirección, para el que tenga ganas.. ahí les va, con la fuente y todo

    Detrás de la historia: 3 tripulantes del Graf Spee se casaron con 3 hermanas uruguayas

    Se ha escrito mucho de la Batalla del Río de la Plata acaecida a la vista de Punta del Este y del final del acorazado nazi Almiral Graf Spee el 13 de diciembre de 1939, frente a la costas de Montevideo, una ciudad que no tenía conocimiento de la guerra mundial más que a través de telegramas de las agencias y que ese día tuvo la posibilidad de apreciar una de sus terribles alternativas, aunque desde lejos y sin riesgos, como si se tratara de una escena de cine. De lo que poco se ha hablado es del patio trasero de aquel enfrentamiento naval, de las historias casi desconocidas de los marineros alemanes que fueron asistidos sanitariamente en nuestros hospitales, que aquí fueron internados por razones de seguridad, que como prisioneros vivieron una extraña prisión criolla con pasajes de comedia y que, en muchos casos, terminaron rehaciendo sus vidas, casándose con oriundas de este país y quedando acá para siempre. Este es uno de esos curiosos relatos que enlaza a tres tripulantes del barco de guerra hundido, con otras tantas hermanas hijas de un ingeniero alemán, llegado a estas tierras para instalar las grúas del puerto recién compradas.

    Por la época, por sus características, suena como una de las tantas historias de inmigrantes, pero no obedeció estrictamente al común de esas reglas. El ciudadano de referencia llamado Pablo Claas no vino de las zonas montañosas de Italia o de España ahuyentado por la pobreza. Tampoco su intención era quedarse acá para siempre. En realidad se había atrevido a llegar hasta esta tierra absolutamente ignorada (uno de sus compañeros de viaje desembarcó con casco y ropa de safari, rifle y botas altas por temor a las víboras) atraído simplemente por un buen contrato que lo tendría atado por dos años. Luego su propósito era regresar a Alemania a continuar con su vida. No tenía otras intenciones cuando se embarcó con su señora a bordo del buque Cap Finisterre, el mismo 10 de abril de 1912 en el que desde Southampton hacía lo propio el Titanic iniciando el famoso viaje que habría de conducirlo a la catástrofe. Los primeros pasos del ingeniero Pablo Claas en Montevideo fueron especialmente reconstruidos por su hija Lotte en su apartamento de la calle Veintiuno de Setiembre donde vive desde hace años con su esposo Federico Adolph, uno de los pocos sobrevivientes de la Batalla del Río de la Plata que todavía continúan en pie.

    –Papá llegó acá el 30 de abril de 1912 contratado por la DEMAG la fábrica que hizo las primeras grúas arribadas al puerto y su misión era la de dirigir su colocación. Tenía la obligación de quedarse dos años, pero cuando llegó 1914 todavía faltaba alguna por armar y al estallar la primera Guerra Mundial no pudo regresar a Alemania por más que ésa era su voluntad. Quedó acá hasta que murió. En 1919 lo designaron Jefe de Varadero y Talleres de la Administración Nacional de Puertos donde llegó a tener ochocientos empleados y obreros a su cargo. Allí trabajó hasta que se jubiló en 1943.

    El ingeniero Claas trabajó en el puerto durante treinta y un años sin aceptar licencias. En los primeros tres armó las treinta y siete grúas de la empresa DEMAG algunas de las cuales todavía existen. Ocho de ellas fueron arrasadas por el terrible temporal de julio de 1923 y tuvieron que ser vueltas a levantar. En 1926 fue el encargado de reconstruir el pabellón del club Guruyú. Para ese tiempo ya se había acriollado totalmente e incluso había aprendido a tomar mate. Todavía no imaginaba que tres hijas suyas habrían de casarse con tres marineros de uno de los buques insignia de la armada alemana. En 1943, rotas a causa de la segunda Guerra Mundial las relaciones diplomáticas de Uruguay con Alemania, no le resultó cómodo seguir con su trabajo. Al jubilarse pasó a ocupar una casa en la calle Bompland cuya construcción fue dirigida por él mismo.

    –En realidad mi padre hizo de todo, hasta construir una grúa para bajar la estatua ecuestre del general Artigas del barco que la había portado.

    –¿Cómo fue ese episodio?

    –En el año 1922, existía una comisión integrada por los ingenieros Iglesias y García de Zúñiga, el poeta Juan Zorrilla de San Martín y el doctor Eduardo Blanco Acevedo, encargada de planificar la colocación de la estatua de Artigas esculpida por Angelo Zanelli en Italia, en el centro de la Plaza Independencia. Esta comisión encomendó a mi padre la difícil tarea de trasladarla porque venía fraccionada en cajones uno sólo de los cuales pesaba dieciocho toneladas y sacarla de la bodega parecía imposible. Papá mandó hacer una chata de hierro muy fuerte y construyó un sistema de lingas de acero y poleas para levantarla. En pedazos fue llevada hasta su actual emplazamiento. Allí se encontraba la base, pero a efectos de conservar la sorpresa, todo el lugar había sido tapado con lonas. Lograron subir el caballo de a trozos y por último había que soldar al general a la montura. Mi papá contaba siempre que el primero en subirse al caballo, antes que el propio Artigas había sido él. Luego le puso las banderas y al día siguiente el Presidente de la República doctor Baltasar Brum procedió a su inauguración.

    –Luego hizo lo propio con el Monumento al Gaucho.

    –Sí señor. En 1927, el propio escultor José Luis Zorrilla de San Martín vino a casa a buscarlo. Realizó las mismas traeas que con la estatua de Artigas y pudo entregar la cuerda que servía para descubrir las banderas en la propia mano del Presidente Juan Campisteguy.

    –Cuénteme la historia del casamiento suyo y el de sus dos hermanas con los tres tripulantes del Almiral Graf Spee.

    –Esto ocurrió en 1945, a seis años del hundimiento del acorazado. Las tres hermanas nos casamos el mismo día. Uno de mis cuñados falleció pero mi hermana y yo llevamos cincuenta y cinco años de casadas.

    –Tratemos de traer al presente el relato desde el principio. ¿Al hundirse el barco que pasó?

    –Los heridos fueron internados en diversos sanatorios. Algunos en el Italiano, la mayoría en el Hospital Militar. Eso fue un domingo. El martes de la Embajada Alemana comunicaron a los residentes que en lo posible enviaran personas a visitarlos. Una de mis hermanas, dos amigas y yo fuimos de inmediato. En el Hospital Militar no había nadie y ninguna de nosotras quería pasar primero. Mi hermana me empujó y yo entré a la fuerza en medio de las miradas de aquellos cuarenta y ocho heridos. No le puedo decir el susto que teníamos. Yo me metí en el primer pasillo a la derecha y allí en la cama 1 se hallaba Adolph. Estaba horrible, todo blanco y al borde de la muerte. Tenía una herida en un brazo y una pierna a la miseria, pero no podían amputar porque ya no tenía casi sangre. A mí me dio pena y me quedé con él aunque me aconsejaron que no le hablara mucho. Mi hermana siguió hasta la cama 7 y conoció a otra persona.

    –¿Cómo había sido herido?

    –Mi marido es tornero mecánico y sus funciones en el Graf Spee se desarrollaban en la máquina. Al empezar la guerra precisaban artilleros antiaéreos y lo pasaron a la torre. Pero en realidad al empezar el enfrentamiento contra los cruceros británicos Ayax, Achiles y Exeter, se dieron cuenta que éstos no contaban con aviones de apoyo pero aún así fueron alcanzados por una bomba que a sus dos amigos les trozó las extremidades. Adolph quedó herido en un brazo, tuvo fractura de pierna y los músculos de ésta le quedaron al descubierto. Al terminar el ataque pensó que el médico de a bordo lo iría a operar pero le dijeron que no tenía tiempo porque había otros lastimados que estaban mucho peor. Y al llegar al Hospital Militar tampoco lo enyesaron ni le hicieron transfusiones porque estaban seguros que se moriría. Recién unos días después cuando vieron que mejoraba le dieron sangre y lo enyesaron pero con tanto apuro que le quedó la pierna torcida para siempre.

    –¿Siguió visitándolo?

    –Sí, un poco por lástima. Ibamos los días de visita de dos a cuatro. El día de Navidad él con su pierna enyesada y su amigo, aquél que había conocido a mi hermana vinieron a casa en taxi. La verdad es que no éramos novios ni nada parecido y mi hermana tampoco, pero papá y mamá los aceptaron como hijos. Cuando los dieron de alta en el Hospital Militar, la embajada los trasladó a una quinta.

    En 1995, el artillero del Graf Spee Federico Adolph confirmó estos y otros detalles en un reportaje concedido al semanario Búsqueda.

    “El día del ataque de los barcos británicos vivimos escenas espantosas. Dos compañeros apostados a medio metro de donde estaba yo, que era el encargado de un cañón antiaéreo, saltaron por el aire y dejaron sus piernas en el suelo, dentro de las botas. A un oficial de apellido Kriegard le cercenaron los dos pies y murió desangrado. A mí la metralla me fracturó una pierna y me hirió en un brazo pero nadie me atendía porque los médicos concentraban su trabajo en los más graves. Como pude me bajé de la torreta y al llegar a la cubierta perdí el sentido. Cuando lo recobré me habían atado a una camilla y estábamos enfilando a Montevideo. (…) En un primer momento, con el pretexto de serias averías en la nave que en realidad no eran tan graves, solicitamos quedarnos quince días en el puerto para que nos redujeran la estadía aunque fuera una semana. Era una forma de negociar. Pero del otro lado estaba Millington Drake un diplomático habilísimo que hizo imponer la fuerza de los tratados. Se nos concedió el plazo normal y nos tuvimos que ir. En esas horas vino la orden directa de Hitler de destruir todos los dispositivos secretos del buque y luego hundirlo. En la mañana del 15 de diciembre, trescientos de nuestros marineros y oficiales acompañaron al Cementerio del Norte a los treinta y seis muertos en la batalla y una cantidad similar entre los que me encontraba yo, quedó hospitalizada. (…) La orden de destruir todo era inapelable. Así que estando el Graf Spee en puerto y mientras algunos operarios simulaban reparar la cubierta, personal técnico se dedicó a deshacer con dinamita, a martillazos o como fuera, todos los mecanismos secretos que habían hecho de nuestro barco un prodigio de ingeniería. A esos efectos pusieron escuchas en el puerto para que vigilaran que los ruidos no fueran demasiado evidentes. De esa manera logramos burlar a los espías de Millington Drake. Cuando no quedó nada más para destruir el Graf Spee volvió a hacerse a la mar, pero ya era un casco vacío. Al llegar a aguas jurisdiccionales, nuestros muchachos hicieron volar lo que quedaba que era casi en su totalidad, material inútil para el espionaje. Sesenta técnicos nuestros trabajaron en esas tareas. De los tripulantes algunos fueron embarcados en lanchones y llevados a la Argentina. Muchos prefirieron quedar acá y no regresar a Alemania. Quien tuvo un triste fin pero muy digno fue el capitán Langsdorff. Era un hombre de honor y no pudo sobrevivir al hundimiento del barco a su cargo. Quiso morir junto con la nave pero no se permitieron. Luego se mató en Buenos Aires. (…) En aquellos días, la adaptación al medio uruguayo no nos resultó sencilla. Existía una propaganda por diarios y radios que nos presentaba ante la opinión pública como bestias salvajes capaces de cualquier crimen. Las personas que nos reconocían por la calle se apartaban espantadas como si las fuéramos a agredir. Felizmente poco después la Embajada Alemana alquiló una quinta grande en la calle Timote 4600 casi Emancipación y allí nos trasladaron a todos. Estaba en muy mal estado pero logramos reconstruirla fabricando hasta los muebles. En esa quinta comenzamos a acriollarnos. Aprendimos a armar tabaco, a jugar al truco, a tomar mate y a hacer asados. Algunos cultivaban la tierra, otros criaban aves, otros elaboraban vino, otros eran los encargados de las reparaciones y la carpintería. Hasta una orquesta teníamos con violín, piano, guitarra y acordeón. Esto que le voy a decir parecerá cuento, pero el primer año hicimos dos mil litros de vino casero que vendimos a los vecinos a treinta centésimos el litro para comprar cerveza. (…) También formamos un equipo de fútbol y jugamos campeonatos en una canchita de Nuevo París…”

    –En esa situación primero trágica y luego de separación absoluta no debe haber sido fácil ennoviarse.

    –Bueno… mientras se arreglaba el edificio de Timote algunas familias alemanas llevaron a los muchachos a vivir con ellas. Papá y mamá tenía dos piezas libres, las arreglaron y trajeron a nuestros amigos a casa. De estar tanto juntos, nos arreglamos muy pronto. Mi otra hermana demoró un año más. También le había gustado el muchacho cuando lo había visto en el mismo Hospital Militar, pero era más chica. Nosotros no sabíamos de su noviazgo pero como era panadero, el día que mi mamá cumplió años, mi hermana lo trajo a casa a amasar berlinesas y otras especialidades y ahí nos enteramos.

    –¿Las visitas eran muy rigurosas?

    –Ibamos a la quinta de la calle Timote tres veces por semana con un permiso especial de la Embajada de España que atendía los intereses de Alemania. De esa manera fue pasando el tiempo y en el año 43 decidimos comprometernos las tres juntas el mismo día. Compramos los anillos, unas masas para festejar y marchamos a la quinta. Al llegar nos llamaron la atención varios coches de la policía. Justo ese día el gobierno había resuelto mandarlos a todos a Sarandí del Yi. Parece que en Timote había demasiada jarana. (se ríe) Así que ni siquiera pudimos celebrar nuestro compromiso. Regresamos a casa con los anillos, las masitas y unos conejitos que mi novio criaba.

    “En realidad” –dijo Federico Adolph en el reportaje antes mencionado– “los policías que nos custodiaban pronto se hicieron compinches nuestros. No podíamos salir pero llegamos a un arreglo económico. Entregábamos cincuenta centésimos y nos escapábamos durante ocho horas, hasta el cambio de guardia. Un día uno de los agentes se entusiasmó tanto jugando al truco que se dejó olvidado el revólver de reglamento y tuvo que volver a buscarlo. Todo esto duró hasta que Uruguay rompió relaciones con Alemania, en agosto del 43 y el embajador tuvo que irse. Entonces debido a nuestra “peligrosidad” nos internaron en el cuartel de Sarandí del Yi donde todo fue más restringido. Sólo podíamos hablar con los oficiales y disponíamos apenas de una salida semanal de ocho horas acompañados de un custodia. Pero de inmediato entró a funcionar la propina y éstos nos dejaban en libertad siempre que estuviéramos a determinada hora en un boliche para regresar juntos y no despertar sospechas. La verdad es que muchos de nosotros teníamos novia.”

    –Ahí ustedes tuvieron que inventar nuevos métodos para verlos.

    –Viajábamos hasta allá los sábados. Las tres hermanas nos quedábamos a dormir en la casa de una señora muy buena que nos ponía unos colchones en el suelo y a las siete de la mañana hacíamos una hora de caminata para ir al cuartel. Salíamos con nuestros novios y de tarde tomábamos el tren de regreso. Era todo un sacrificio pero no podíamos dejar escapar a lo que tanto trabajo nos había dado conseguir (se ríe).

    –¿Cuándo pudieron casarse?

    –Dos años después, en 1945. Hicimos un trámite en el Ministerio de Relaciones Exteriores y nos otorgaron el permiso. En realidad no hubiera hecho falta porque la guerra había terminado y no tenía objeto que los tripulantes del Graf Spee estuvieran soportando un régimen de prisión cuando en Europa los soldados alemanes andaban por la calle. Quince días después, un 30 de junio, las tres hermanas nos casamos juntas.

    –Pero antes tuvieron otro problema.

    –¡Ni me lo haga recordar! Fuimos a casarnos por lo civil al juzgado y cuando terminó la ceremonia la persona que los custodiaba nos pidió perdón y dijo que sus órdenes eran que los tres debían volver al cuartel de Sarandí del Yi. Le dijimos que eso era una barbaridad, que teníamos citado al pastor en casa, la gente invitada y la fiesta pronta. El hombre se portó muy bien, como todas las personas de aquella época. Hizo cien llamados por teléfono a todos lados, incluyendo el despacho del Ministro y les dieron veinticuatro horas más de permiso para que pudiéramos casarnos. Pero el lunes de mañana temprano estaba el jardín de casa lleno de policías y había un patrullero esperando para llevárselos de nuevo. Tiempo después la situación se normalizó. Pero entretanto tuvimos que seguir yendo de visita al cuartel. Estaban los del Graf Spee en un galpón y en otro los del Tacoma. Lo peor para ellos era la comida porque siempre les hacían unos guisos de oveja que no podían tragar, pero cuando llegaron los prisioneros del Tacoma, el cocinero de este último barco, les hacía unas comidas riquísimas al estilo alemán. Al final este hombre cocinaba para todo el mundo y los soldados uruguayos comían lo que él les hacía.

    –¿Cuántos alemanes sobrevivientes de aquellos años quedan vivos?

    –En Las Piedras está el único del Tacoma que sigue con vida, un señor Johannson, que es muy bien. De los tripulantes del Graf Spee quedan mi marido, mi cuñado casado con mi hermana mayor y otro cuyo nombre no recuerdo que está viviendo en Piriápolis. Son los únicos tres. Pero sus memorias ya no son tan fuertes. Es necesario seguir escribiendo sobre aquel episodio en el que el Uruguay vivió la guerra tan de cerquita para que las cosas no se olviden. No solamente la parte bélica en sí misma sino todas las secuelas, como ésta que le acabo de contar.

    Copyright © EL PAIS S.A. 1918-2010
    Plaza Cagancha 1356/204, CP. 11100 , Montevideo-Uruguay
    Tel/Fax: 900 2338

  11. Miguel:

    por lo que tengo entendido y por relatos de mi viejo que hoy tendria 96 años y vio el hundimiento del Graff Spee desde la misma fortaleza del Cerro y previamente cuando para sorpresa de los Montevideanos apareció fondeado dentro del mismisimo puerto sin el uso de Practico
    que lo ingresara.

    Sé que varios marinos quedaron en Montevideo otros creo en Sarandi del Yi y la gran mayoria en Argentina junto con su comandante “Langdorf” quien se suicido , algunos recalaron
    también en Mar del Plata y tenían un restaurant tipo aleman (obvio), de mas esta que diga que en Argentina vivieron alemanes como en ningún otro pais durante y al finalizar la guerra.

    Convengamos que en Uruguay tambien habia varios alemanes de la preguerra, otro alemán del barrio era don German que vivia en of. 2 casi Ariel como quien iba hacia las vias de la tablada, como
    todos ellos con casas muy prolijas , gente muy trabajadora, organizada y con muchos conocimientos generales.

    Es probable por lo tanto que varios de ellos se radicacen en el que hoy conocemos como
    barrio jardin (o de los alemanes).

    • En Sarandí del Yi, incluso, hay un pequeño museo del Graff Spee, los marinos vivieron recluídos allí fuera del “bullicio” de la capital.

      La sirena que posee el cuartel de Blandengues es la del propio barco, ya me extenderé incluso con fotos.

  12. Corrijo mi viejo tendria 98

  13. Muy bueno todo , sin desperdicio , para mi toda una novedad , los aportes excepcionales . Un saludo.

  14. Carlos, como me hubiera gustado escuchar esos cuentos de tu viejo..

    ABRAZO a todos!

  15. Muchachos, que historiadores.

    Les cuento que lo mío con el Barrio Jardín, (por lo menos es la denominación a que estoy acostumbrada) es más personal, por un lado es el lugar donde mis hijas de pequeñitas adoraban ir a jugar, por otro lado, tiene que ver con un tema que hemos estado hablando estos días con Gabriel, el descubrimiento de mi vocación.

    El tema es así, estando en 2do. de preparatorios me ofrecí cómo voluntaria para realizar el Censo de Población de ese año, y me tocó el barrio al que nos referimos.

    En una de las casas en las que me tocó censar, vivía una encantadora joven, Asistente Social.

    Comenzó a conversar conmigo y me preguntó a que pensaba dedicarme al terminar el ciclo liceal, y al plantearer que me encontraba a la búsqueda y además cuales eran mis intereses, me sugirió que por que no había pensado seguir Trabajo Social, porque ella consideraba que ese era mi camino, e incluso me recomendó bibliografía sobre el tema.

    Creo que al otro día ya estaba buscando material, lo cual sólo fue el vehículo para que pudiera tomar la decisión final.

    Nunca volví a verla, pero me gustaría que de algún modo supiera lo importante que fue ese encuentro que tuvimos en mi vida.

    Cariños

    • Milagros,

      yo también fui “censor” voluntario, fue una experiencia muy interesante recuerdo.

      Lo que cuentas además, sobre esa chica que digamos te orientó o ayudó a descubrir tu vocación como trabajadora Social, espero no quede solo en un comentario.

      Si tan satisfecha te encuentras con tu Profesión y tu agradecimiento a esa persona como lo manifiestas, está todo dentro de este Mundo nuestro Sayago, Villa Sayago, yo no dudaría de darme una vuelta por alli a ver si se puede retomar contacto, nadie como esa persona va estar mejor en sintonía contigo, como para ofrecernos los mejores trabajos de información, de un Tema a lo mejor, para nosotros casi desconocido.

      Ala ! levanta el culo del sillón y date una vuelta por el Barrio Jardín, que esperamos una dulce e interesante historia mas sayaguense imposible !

      un abrazo y trata de votar bien mañana eh ?

      German de Alemania

      • Pero che !!!
        Alumno German, diríjase correctamente a la compañerita Milagros, o no sabe que en Uruguay es mala palabra “culo” ?

        • AH !!! Estaba ahí Ud.?

          Como son las 10 y aun no veo la columna del “Poeta” German de Contramano ?

          Los lectores aguardan lo sabe ?

          • Ese poeta que ud dice : es neorrealista ?, romántico ? heavy ?

            • Depende,
              puede ser muy romantico…a veces neorealista o extremadamente Heavy.

              Pero siempre muy auténtico ;-)))

  16. Miguel: realmente sí, valía escuchar sus anécdotas , como las de cualquier vecino nacido en 1912 en un país que hasta 1950 y mas era realmente protagonista : dos olímpicos ,el primer mundial …. ejemplo, me contó que por la zona de Sayago cerca de Millan, Laguna Merin pasaban corriendo para
    entrenar los jugadores de la seleccion Yugoeslava, los festejos del 50, la sirena del diario El Día cuando de la liberación de París.

    Hablando de históricos , alguien recuerda allá por fines del 60 principios del 70 , un partido en cancha del Brandi a beneficio de un chico que había tenido un grave accidente en su columna ?

    Se hizo un partido en que jugaron campeones del 50 : yo los vi ( Maspoli, Gambetta, Schiaffino, Ghiggia, Julio Perez , algunos periodistas y jugadores demutual de futboler).

    Esa cancha estaba frante a la casa de Jose Ferreira que en alguna parte del blog aparece y
    creo vive en Miami.

    • No sabía del partido, pero sí del chico que había quedado paralítico, incluso hay un monumento al lado mismo de la cancha del Brandi.

      Cuenta el boca a boca que estando en la calle Santos ( calle que tiene unas corrientes de agua permanentes sobre sus cordones, lo que vuelven verde el hormigón ) bajó a la calle y venía un familiar con un camioncito, quien empezó a ‘jugar’ haciendo zig-zags, con tanta mala fortuna – no se debe jugar con un vehículo, digamoslo de paso – que patinó en esa mancha verde acuosa que está al lado del cordón y fue a atropellar a este chico, si mal no recuerdo de apellido Rico.

      No lo conozco, ni a él ni a la familia, pero como tengo conocidos en el Brandi me enteré de la historia y he visto el monolito que lo recuerda, hoy creo que ha fallecido.


      Carlitos, sí vi a Julio Pérez jugar en Racing, el mas veterano de todo el equipo y corría como un pibe y además con una “visión de cancha” que daba gusto !

  17. Germán, empezamos de nuevo?

    Te cuento que lo que sé es que no vive más en el barrio.

    Además, modestamentesobre temas sociales no es que me crea infalible, pero a esta altura creo poder arreglármelas solita bastante bien.

    Esperá unos días y vas a saber por que lo digo.

    De nuevo, te pido que te portes bien.

    • Muy buena “parada de carroMilagros, qué se cree !!

  18. En el barrio se decia OPITI , si eso no es parada me bajo en la proxima ja ja .

    Buena Milagros ) no es por dar manija ja ja , sabés como le dicen a German “Barraca de Leña ” porque le da palos a todos ja ja.

    En lo que mi respecta despegué los cachetes del sillón suena mejor ) y me fui a votar , por supuesto no sin pasar por el Barrio Jardín o Barrio Alemán , descubriendo Sayago después de veterano , será que ese rinconcito era poco visitado ? saqué la guitarra el gaucho y empecé con la patrona…. ” sabías que allá por la segunda guerra mundial un acorazado llamado Graf Spee……. bla bla ..” y le dije vos cualquier duda que tengas hablá conmigo ja ja…. esto es lo bueno que es salir de burro gracias al Villa Sayago .

    • Mirá Lalo, no se trata de salir de burro o convertirse en inteligente ( como dice en una de sus canciones Eddie Rivers ), sino que es una falta que llevamos desde la Escuela, aumentada luego en el liceo, o sea…dejame que me extienda : vos estudiaste o sabés que en la Edad Media, los burgos eran pequeñas ciudades-estado amuralladas…… bla, bla, bla.

      También sabés cosas de Grecia, de Roma antigua, incluso de algunos poblados prehistóricos, pero….nunca nos detuvimos ( salvo honrosas excepciones Mena dixit ) en estudiar y en que nos enseñen cosas del propio sitio donde vivimos.

      Esto es, está bien saber historia universal, pero la deberíamos saber empezando por dónde estamos plantados. Sorpresas te llevás entonces sí, cuando ves que la Historia Universal comienza en la puerta de tu casa !!
      Si este blog ayuda a que esa historia – que es rica también y tiene ramificaciones a la historia del mundo por supuesto – salga a luz, ya está cumpliendo con una de sus tareas para el que fue creado.

    • JA JA JA

      “Barraca de leña”

      si pero de los que reciben palos, ningúno puede décir que no con razón…sino saldrían a la defensiva, no?

      el barraquero

  19. Gabriel cuánta razón tenés , por eso es gratificante este espacio y se me hizo costumbre hacer un tiempito para leer muchos de los aportes vertidos aquí y dejar un comentario , cuántas veces hicimos gimnasia con la escuela en esa plaza de la calle Quicuyo , sin saber donde estabamos parados .

    Hablando con un amigo muy interesado siempre en la 2da, Guerra Mundial y comentando este artículo de la calle Quicuyo me comento que el interés Aleman por hundir el acorazado era porque sus mecanismos en su mayorías automáticos , radares británicos adaptados al navío y demás electrónicas eran toda una novedad y no quería que los aliados tuvieran esos conocimientos.

    • Ay ay ay….tenía todo redactado y se me borró, comienzo de nuevo.

      Lalito, los alemanes poseían grandes adelantos en óptica, o sea la posibilidad de disparar – y acertar – a un objetivo a 15 ó 20 kilómetros de distancia desde estos barcos, que recibían el nombre de “acorazados de bolsillo”. La flota alemana, perdidosa de la Primera Guerra Mundial, tenía unas limitaciones de fabricación de barcos por parte de las potencias aliadas, burlaron esta limitación botando barcos pequeños de dimensión pero con una capacidad de fuego incluso superior a otros mas grandes, de allí el nombre.

      La guerra recién comenzaba, el barco fue hundido en el mismo 1939, en setiembre de este año los alemanes invadían Polonia dando comienzo a la conflagración mundial, por lo que para los aliados, en ese entonces ingleses y franceses, era muy importante el dominio de los mares, así que persiguieron al Spee hasta cercarlo en la batalla conocida como del Río de la Plata.

      Para ese entonces el Spee había hundido varios barcos de carga que salían de Brasil y algún otro que cruzaba el océano, en total creo que llegaron a ser once los llevados a pique. No había misericordia.

      Otra cosa que incidió en el hundimiento – aparte de que no se podía reparar en el lapso que le adjudicó el gobierno uruguayo – es que en la proa el navío llevaba el águila imperial, verdadero trofeo de guerra para cualquier armada que lo derrotase.

      Yo comentaba en otro sitio que incluso la localidad de Sarandí del Yi participó en el desenlace de esta historia, siendo el sitio donde se recluyó a muchos de los marinos que quedaron en una situación de prisioneros de guerra.

      Hay muchos y muy buenos libros sobre el tema, y si este blog hace que despierten intereses en la lectura, tanto de este tema como de otros, bueno, mas que cumplida la función.

  20. Gracias Lalo, siempre son buenas las palabras de aliento

  21. Cuando viví en México, tuve necesidad de acudir al dentista, parece simple dirán ustedes, pero para los que SIEMPRE estamos recién llegados a un país la cosa es diferente.
    Que se hace?, saco la guía? (imaginen la guia telefonica de México DF, con 24 Millones de personas, seguro unos 400.000 son dentistas).
    Tiro una moneda?.. en fin.
    Mi hijo Mateo estudiaba Batería por allá por Atizapán, a unos 20 min de casa en Satélite, y en esas que me escucha hablando del dentista, me dice , papá, al lado de la academia de música, hay un dentista y es amigo del profesor de batería.
    Tanto el profe, como el dentista eran botijas de treinta y pico, súper amables, el profe de música, pelirrojo corte a la americana, de bermudas y algun tatuaje en los brazos, onda rockero.
    El dentista resultó ser un tipo más tranqui, pelo negro, piel super blanca (para el medio), común, vestir normal a veces vaqueros, camisa bajo la túnica, un estudiante de odontología normal de uruguay, pero éste ya era recibido e instalado.

    Pasó presupuesto.. me pareció razonable y empezamos.

    El tipo empezó a contarme la historia de Uruguay!! mejor que yo!… y se iba acercando a Pocitos… a La Rambla… al Puerto.. y me dice, yo se el punto exacto donde está hundido el Graf Spee, .. y yo le digo (en aquella época), si claro, si uno va al Parque Rodo, y se ve a torreta todavía.

    NOOOO!! me dice y le entró como un ataque de euforia!! DE VERAS??.. NOOO Yo tengo que ir!!!!

    Estaba como loco.

    El pibe resultó ser fanático de la ideología nacional socialista, y ya más adelante no tuvo reparos en dejar asomar (y que yo viera) bajo las mangas remangadas alguna svástica tatuada en el revés de los antebrazos.

    Yo no é cuantos de ustedes han visto la película de Dustin Hofman MRATHON MAN, o en español LA MARATHON DE LA MUERTE.

    y la insistente pregunta de “IS IT SAFE?”.. o “ESTÁ AQUELLO SEGURO?”

    VIDEO de la escena

    Pero yo me sentí así durante los 6 meses que demoró mi tratamiento.

    Debo aclarar que Alberto (ese era su nombre) realizó un espléndido trabajo, cobro lo justo y se llevó de yapa Mil hstorias de su soñado Montevideo, la rambla y el Graff Spee.

    Pero tuve el sudor helado paseando por las 7 cervicales en cada una de las sesiones hasta que terminamos.

    • La vi Marathon Man, muy buena…. me imagino vos en el dentista y ya me entra un pánico…..

    • Bueno…yo no vi Marathon Man.

      Pero la verdad, es algo personal claro, pero no podría haberme dejado atentder por un individuo con esas caracteristicas.

      Es asombroso, pués nadie me cree, yo he conocido mas admiradores de los Nazi en Uruguay y otros Países de Latinoamerica, que en Alemania, donde si los hay y paradojalmente, en la Región donde era la Alemania “Democratica“, o sea, aquella detrás de la cortina de hierro.

      Recuerdo en Uruguay, unos jovencitos, en aquel entónces yo también en esa edad, que jamás habían salido del Uruguay, jamás habían conocido un alemán, no hablaban una sola palabra en alemán y no eran descendientes de alemanes, sino muy del lugar y no se como habían conseguido unos cassettes, de un sonido pésimo, con grabaciones de discursos de Hilter.

      Era algo que me dedique casi, a estudiar como un caso patológico, pués era increíble ver con que goce, con que satisfacción, como se deleitaban y escuchaban aquella voz escupiendo disparates, que no entendían, pués no entendían el idioma, pero donde los apuraba, tampoco tenían idea de Historia.

      Recuerdo que había llegado a la conclusión (la mantengo aun hoy), que la tendencia política, religiosa, el gusto por los colores, por las Estaciones climáticas, por determinadas comidas, todo, es algo genético, o sea, ya se nace con un mapa genético, el cual te define todo eso que acabo de nombrar, pués no encuentro otra explicación, como un latinoamericano, puede tener esa vocación, ese gusto, esa afinidad, por los principios del nazismo y de la Raza Aria, cuando sí mismo, sería candidato inmediato a víctima de esos principios (?)

      Pero aún así, digo, si así fuese, que no lo dominan, que es geneticamente que toman una tendencia, como pueden ser tan ignorantes de no darse cuenta, que aun con esa devoción por el nazismo, los pocos y ya demasiados, nazistas que existen en Alemania, los despreciarían y exterminarían como a cualquier otro de su especie.

      Conclusión, para mi es mas culpable un sudaca con “ideas” nazistas, que un alemán con esos principios.

      German de Alemania

  22. Por supuesto era más joven y amable que el personaje del gran Sir Lawrence Oliver

  23. Germán, El loco era un fenómeno, super educado y amable.

    Y sus tendencias no las supe, y no vi los tatoos hasta bien avanzados los tratamientos como a los 2 o 3 meses.

    eran super compinches con el Profe de música de mi hijo, en la academia de al lado, supimos tambien después que era más fanático que el dentista, y tenía la svástica tatuada en la nuca.

    Por supuesto que Mateo se graduó de Percusión, y yo terminé mis tratamientos, y nunca más fuimos por Atizapán.

    Saludos

    • Qué increíble Miguel,
      como puede haber gente que por mas convencida de sus ideas se crea, puedan tatuarse un esvastica en el cuerpo ?

      Piensa que esos individuos, tendrían problemas, pero muy grandes, en cualquier Aeropuerto de Alemania, solo por el tatuaje !

      Como puede un individuo decir abiertamente exponiendo una esvástica, de antemano, a todo el Mundo “soy antisemita” ? Provocando gratuitamente.

      Te cuento una experiencia que tuve aqui en Alemania:

      Un chico tunesino, musulmán, que llegó a Alemania buscando trabajo, ni te imaginás las dificultades, sin documentos, sin hablar bien o nada al principio de alemán, viene a caer, a alquilar una habitación, en casa de una amiga mia, una señora de edad, sola, muy buena y que lo ayudó de muchas maneras, presentándole gente, consiguiéndole trabajo, como será, que este chico le llamaba “Muti“, o sea “Mamita”.

      Ni te imaginás lo antisemita que él era y como criticaba a los judíos, a Israel, etc.

      La señora, jamás le dijo nada ni discutió con él sobre ese tema.

      Un día, la señora murió a la edad de 81 años, te hablo del 2005 y no te puedo decir este chico como lloraba, o sea, como que se le había muerto la propia madre.

      Ese día conversamos mucho, y le saqué el tema de las religiones, de los judíos, de Palestina, etc. y él me dijo que a los judios había que exterminarlos a todos.

      Te imagínas cuando le dije que su “Mamita” era judía ?

      No se lo explicaba, me decía, pero como me ayudó si sabía que yo odiaba a los judios ?

      A lo que le respondí: muy fácil, tenía cultura.

      German de Alemania

      • A ver, creo que la respuesta no es “tenía cultura” – o por lo menos esa sola – creo que mas se acercaría a una conciencia de que el ser humano en sí es producto de amor y que con amor ( religioso al prójimo o simplemente humano ) nos podemos redimir y salvar y salvar a otros, a veces de sí mismos.

        No quisiera estar en la piel de ese chico, o en el corazón que tenga y que una vez perdida “su mamita” jamás pueda volver a explicarle que su odio ” no la incluía a ella ” o mejor, pensar que quizás esa “mamita” hizo que finalmente se replanteara su “ideología“.

        • BRAVO !

          Exactamente has captado el hecho y lo traumático de ese “Ser” desconcertado de su propia estupidéz y justamente eso, el no poder explicarle a aquel Ser – que él llegó a querer como una madre -, aquel Ser, que tal vez o sin tal vez, fue la única persona, la única persona alemana, que lo trató como un Ser humano, que lo ayudó moralmente , económicamente, que lo aceptó como igual sin despreciarlo , que no fue racista con él, justamente ahora muerta, no poder disculparse, no poder comportarse de igual manera con ella.

          Una lección.

          • Sabés qué ?, son esas historias que si estuvieran en un guión de un libro o una película de los sábados a la tarde… mas de uno diría…uy qué melodrámatico, justo era lo que yo ya me imaginaba, qué poca visión el guionista y tantas otras explicaciones.

            Es como el cuento de Paul Auster de la abuelita ciega y el nieto que no es nieto, pero …. no sé si Auster lo inventó, esta historia que traés vos es verdad.

  24. Miguel, de repente te dejó tallada una svástica en una muela y no lo sabés, sería bueno que te hiciera revisar por otro dentista dicho trabajo ja ja .

    Es fácil la solución completás el dibujo con una banderita de MICROSOFT WINDOWS y ya está ja ja.

    • JA JA JA te juro que mañana propongo tu solución, como “desdibujar” las esvasticas que pintan los neonazis en los muros…y a colores !

  25. Muchachos, voy a correrme un poquitito de Sayago, aunque no mucho.

    Hace años haciendo una práctica en el Hogar Español de ancianos ubicado en Instrucciones entre Millán y Propios en el piso de una glorieta descubrimos con mis compañeros una svástica.

    Obviamente investigamos y la explicación a la que llegamos era que Hitler había comprado varias propiedades en el mundo donde huir por si las dudas, y parece ser que esa bellísima casona fue una de las mismas.

    Qué miedo me da que la historia se repita con algún otro siniestro de turno que nunca falta.

    • Milagros, paso a relatarte algo mas oficial : en la época pre-guerra, disponiendo de los medios masivos de publicidad y de organizaciones como la Auslander ( algo así como el ministerio del exteriores donde cada alemán era un defensor y difusor del nazismo ) Alemania montó grandes campañas de comunicación, incluso hay que recordar que habían muchas empresas que daban servicios y eran o hacía poco habían sido de capitales alemanes, por ejemplo los tranvías de la Comercial.

      Si tienes la suerte de ir al Banco República, y vagar un poco por sus corredorres y escaleras verás que la decoración de las mismas, debajo del pasamanos de madera está compuesta totalmente por svásticas, disimuladas en el diseño del metal, se unen unas con otras. Fanáticos, simple o casual decoración, fruto de haber sido construído el edificio por alemanes ?, habría que investigarlo.


      Completo un poco mas la historia del símbolo maldito : en principio hay dos tipos de svásticas, la usada por los nazis y la que gira en sentido contrario, todas son simbologías hindúes – suponían los germanos que la raza aria tenía su origen en Asia profunda, incluso para ello hicieron varias expediciones al Tibet, ver 7 años en el Tibet – y en principio se usaba con un significado de bienaventuranza y fraternidad, hoy significa algo mucho mas siniestro.

  26. Te cuento que algo sabía del tema porque vi Siete años en el Tibet, que cómo cinéfila te agrego que no se filmó en el Tibet sino en Mendoza, Argentina.
    Te cuento que más allá del nazismo o no, lo que me preocupa es que la historia pueda repetirse simplemente cambiando el protagonista.
    Hablando de filmes hace poco vi uno realmente durísmo sobre el vínculo de un niño judío, y un niño hijo de un nazi.
    Se llama “El niño con el pijama a rayas”, si la encuentras vela, eso sí en un día de estés de muy buen ánimo.
    Los avances están en Youtube, pero confieso que no se cómo ingresarlo al blog.

  27. Estimados , humildemente voy hacer una observacion: Miguel el mastil que se veia desde el
    Parque Rodo era un carguero aleman llamado mas
    o menos asi “Calpean Star” el mismo encallo o lo encallaron en canal de acceso, el Graff Spee fue hundido
    a la vuelta del Cerro proximo a Punta Yeguas.

    Con respecto al presencia en iconografia , fisica y
    economica como ya comente anteriormente no se imaginan lo que fue aqui en Argentina ej. aparicion de dos submarinos nazis vacios en las costa de Villa Gesell , Adolf Eichmman captura aqui, Priebcke capturado en Bariloche por los noventa y muchas mas historias.

    Hay una documental que creo se llam El oro nazi en Argentina

  28. Queridos amigos,

    para no penalizar el bonito Barrio Alemán o Barrio Jardín, asociado solo con el Graf Spee y el período de la Guerra, voy a aportar aqui con un Link, que he descubierto y me ha sorprendido sobremanera, pués se trata de un Artísta y su Arte y que parece justito alli, en Quicuyo tiene su Taller.

    Un Artísta y su Arte, como solo en Florencia o algúna otra ciudad o pueblito de la Toscana italiana se suele encontrar.

    Se trata por lo que leo, de un Escultor en madera, Javier Hernández Rodríguez y su Taller El Quebracho.

    Los trabajos en madera se ven realmente de una calidad excelente, a mi me ha impactado por ejemplo su “Búho” en madera de Cedro; una estatuilla que ya quisiera tener en mi decoración aqui en mi casa de Alemania.

    Varios galardones, en fin… qué decir, miren ustedes mismos y si algúno de los vecinos que viven aun por allí, tiene la oportunidad, felicitenló de parte mia.

    Taller El Quebracho

    German de Alemania

  29. What a frankly joy of a writing..


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: