Posted by: gabriel | 9 June 2010

Discotecas personales

El ser humano es coleccionista, creo que antes de ser recolector para comer y subsistir lo era por consumista y uno de los mas preciados objetos de colección que teníamos allá en la época que la Cédula de Identidad marcaba 16 ó 17 años eran los discos de música.

En Uruguay, podríamos decir en Montevideo nunca se editaron muchos discos, es mas, cuando se convertía algo en éxito recién aparecía el vinilo, inevitablemente tarde y de las Ediciones del Palacio de la Música, único sitio donde se podía conseguir de todo un poco, escuchando antes el disco también !

Existía un atajo : ir a comprarlo o conseguir quien lo comprara en Buenos Aires, sitio donde se publicaba a raudales y donde llegaban las novedades en velocidad de vértigo ( para la época aclaro ), lo difícil era explicarles a padres o tíos los nombres extraños ( en inglés ) y difíciles de recordar, por lo que apelábamos siempre al papelito anotado, que si se perdía nos quedaríamos sin disco.

De los discos publicados en Montevideo cuando alguno alcanzaba la categoría de “album”, esto es, un impreso doble – aunque tenía o podía tener solo un disco – era una rareza total, el primero que vi de ese estilo fue el ya anotado de Carly Simon, Hotcakes, en casa de Monique.

Haciendo una lista mental de los discos y las casas de amigos donde los vi por primera vez surge lo siguiente :

  • Thick as a Brick de Jethro Tull : en casa de Sergio Colina, el gordo era, supongo que lo sigue siendo, un fan del grupo y de las líneas menos “discotequeras bailables” de música, también en su casa ví y disfruté del impresionante ( presentación de album doble ) Foreigner de Cat Stevens.
  • En casa de Lalo y Guillermo, escuché por primera vez a Roberta Flack y al negrísimo Barry White, habían llegado en formato simple, americano, aquel de agujero al medio grande de 45 RPM. Imagínense la combinación, un negrazo que parecía salirse del pequeño disco, con esa voz profunda y con esos temas hiper acaramelados distintos a todo lo que se escuchaba y por otra parte la voz cristalina de la Flack haciendo su super clásico “ Killing me .. y completando un triplete : Ike & Tina Turner con su hit Nutbush City Limits.”
  • En casa de Mauri, llegado en préstamo de sus legítimos dueños, vivió durante mucho tiempo un LP de Barry White ( Stone Gon’ ), mejor dicho, dos LPs ( Just Another Way to Say I Love You el segundo ), de los que vemos sus carátulas. Cuando los encontré en Amazon, me parecía leer en el costado de uno y encima de la cara del Barry, las firmas de los amigos que estamparon su autógrafo allí, Enzo, Silvia, Ana, Mauri, Anita Zanolli, Juan Antonio, yo…y alguno mas que no recuerdo….
  • En mi casa, se podía descubrir : Tea for the Tillermen de Cat Stevens que le compré en una liquidación al cieguito de la calle Ariel ( junto con otra cantidad de muy buenos LPs ) cuando liquidó su stock – y mucho mejor album que el Budah and the chocolate box que había comprado en el Palacio de la Música antes que el primero nombrado.
    También tenía Call me de Al Green y Mind Games de John Lennon que me había traído mi madre de BsAs, en formato simple y con la presentación de imagen del LP. Ah, también integraba mi discoteca : Minstrel in the Gallery de Jetrho hasta allí llegaba mi rock sinfónico como se le decía, ya me acordaré de alguno mas….. esta memoria….. porque por supuesto, no eran los únicos que tenía, ni tampoco los mejores…
  • Hay que decir que muchos eran celosos de sus tesoros, no prestaban los discos, productos caros además y como decíamos arriba difíciles de conseguir, no existían tampoco las tecnologías actuales de copiado, y las púas…..ah las púas eran verdaderos clavos !!

    Es que no quiero ni pensar en los equipos donde escuchábamos estos vinilos !, el primero que tuvimos en casa era nacional, ojalá tuviera una foto ahora, parecía una mesita de luz de sobre mesa, con esas patitas cónicas e inclinadas, tapa – inevitablemente – de acrílico azul, con simples bisagras detrás y un ( 1 ) parlante debajo del cuerpo del ingenio. Regalo de Reyes de los 12 ó 13 años, como dice Kessman : ” es lo que hay ( había ) valor ! “.

    Y vos, ¿ cuáles tenías en casa ?


    Creative Commons License
    http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.


    Responses

    1. Estos fueron mis primeros discos:

      Music of Cosmos

      Canje 2 : Shaved Fish

      ambos canjeados con mi medio hermano por un walkman que me habían regalado, cuando yo todavía no entendía nada sobre paz, amor y guerra.

      Estos discos, mezclados en mi cuarto con discos de los Parchís, Menudo y el Chavo del 8, (antiguamente a los 10 años, éramos inocentes todavía), me llevaron a descubrir un mundo y pensamientos, que mi mamá escuchando a Perales, Rafaella Carrá, a Sandro, a Julio Iglesias, y viendo la comedia Estación Terminal, no me enseñaba.

      Descubrí a través de estos discos, un mundo nuevo, una ventana a la que me asomaba maravillada cuando iba al lugar más fascinante de la casa: el cuarto de mi hermano, donde el universo parecía ser otro, entre canciones de protesta, revistas Billiken y la voz de Carl Sagan.

      Mi colección de viniles fue grande, hoy ya no tengo ninguno, sólo mi mp3 80 GB, pero todavía recuerdo el sonido de la púa arañando el disco, y los gritos de mi hermano diciéndome q tuviera cuidado.

    2. PD: En realidad mi hermano me gritaba que me iba a cortar los dedos.


    Leave a Reply

    Fill in your details below or click an icon to log in:

    WordPress.com Logo

    You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

    Twitter picture

    You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

    Facebook photo

    You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

    Google+ photo

    You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

    Connecting to %s

    Categories

    %d bloggers like this: