Posted by: gabriel | 14 December 2010

Antonio Adipe y los recuerdos de Berlín 1936, por Milagros

Lago Olímpico de Regatas en 1936

Toda Olimpíada tiene sus estrellas, y cada quien recordará las suyas de acuerdo a la disciplina que le es afín, en mi caso particular no puedo dejar de recordar a la pequeña gigante de Nadia Comaneci en Montreal 1976 o al nadador Marc Spitz en Munich 1972.

Antonio - al centro - en Europa con sus compañeros de delegación ( © Milagros Adipe )

Pues bien, la estrella indiscutida de Berlín 1936 fue el norteamericano Jesse Owens.

El breve tiempo que pudo compartir el protagonista de esta historia, mi querido viejo con Owens, lo marcaría de tal forma a lo largo de su vida, frecuentemente me contaba del mismo y sus hazañas.

Intentado ubicarnos en espacio y tiempo se puede percibir que vez ambas realidades tuvieron mucho en común.

Tanto con mi papá como el resto de sus compañeros eran jóvenes en su mayoría trabajadores de origen humilde al igual que lo era el maratonista.

Unos eran provenientes de un pequeñísimo país latinoamericano, que cómo dice en su canción el Pájaro Canzani, ” que en el mapa no se ve ”, el otro de los suburbios norteamericanos..

Por eso mi viejo lo admiraba tanto, porque sentía su triunfo como propio, tanto que cuando años más tarde apareció otro legendario maratonista etíopoe Abebe Bikila (Roma 1960, Tokio 1964) quien cuenta la leyenda entrenaba corriendo frente a leones, volvió a recordarlo y compararlos.

Jesse Owens fue un afrodescendiente que se impuso frente a la autodenominada – y divinizada por el régimen nazi – raza ária.

El afiche oficial de las olimpíadas de Berlín 1936 mostraba a un competidor rubio de ojos azules y musculoso, que parecía un actor de Hollywwod y que englobaba todos los rasgos raciales germanos, no olvidemos de la terrible importancia que tenía dichos aspectos en la ideología imperante.

Volviendo a nuestros olímpicos, Owens fue un deportista que dejaría huellas en su memoria para siempre.


Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

Advertisements

Responses

  1. Querida Milagros:
    Me alegro que hayas abordado el tema de tu papá al cual recuerdo con su rostro adusto pero de gran corazón al frente del bar junto a su hermano Eduardo.

    Te acordás cuando preparábamos el exámen de ingreso al Liceo, que nos daban clases todo el día, en nuestro querido Colegio Perpetuo Socorro, todos los medio días íbamos a lo de Adipe a comer las riquísimas muzzarellas que servían y voy a contar una anécdota un día estaba yo parado en el mostrador de la pizza frente donde estaban los baños, entró una muchacha al baño y momentos después ingresa un hombre que estaba algo mareado, nosotros con la ingenuidad de aquella época, no nos llamò la atención pero de repetente aparece Don Antonio y lo toma del cuello de la campera con aquellas manazas que tenìa, lo levanta y gentilmente lo deposita en la vereda del bar, pasaron casi 40 años y sigo recordandolo.

    En cuanto a su participación en las Olímpiadas de Berlín, les diré que Uruguay concurrió a esos juegos con delegaciones en basket ball, esgrima, vela, remo, polo acuático y boxeo.

    Dentro la última delegación se encontraban Arquímedes Arrieta, Juan Bregalino, Francisco Constanzo (el famoso Pancho), José Feans. Angel Petrone (que fue campeón sudamericano pluma) Fidel Tricánico y como medio pesado Antonio Adipe.

    A nivel deportivo pierde el 11/8/936 con el inglés Thomas Griffin, quién luego llegará a semifinales.

    Me imagino la experiencia inolvidable que debe haber vivido, tu viejo, al compartir la villa olímpica con el inigualable Jesse Owens, quién avergonzó al mismisimo Furher.

    Pero creo que los mas importante debe haber sido años después darse cuenta de lo que significó estar en la Alemania nazi y su posterior influencia que tendría en la historia mundial.

    Milagros te mando un beso y te felicito por mantener el recuerdo vivo de un gran sayaguense, del cual todos nos sentímos orgullosos.

    HASTA LA PROXIMA

  2. Gracias Angel, soy yo cómo hija que agradece que aún se recuerde con cariño a mi papá.
    Gracias también por los recuerdos de infancia, un beso también para ti.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: