Posted by: gabriel | 13 May 2011

El Cerito, El Ahorcado y la Batalla Naval

El patio donde estaba la vieja cantina ( © F.Manzoni )

EN LA CLASE DE FÍSICA, 4º AÑO.

Son los grandes olvidados de la época liceal, eran un recurso válido cuando algunas clases se ponían densas y había que acudir a alguno atajos para alviarlas y acortarlas.

No sé si mi dificultad con la física deviene de estos pasatiempos, pero sí tengo claro que la clase del profesor Sotelo ( ojalá recordara el nombre completo, pero en esos tiempos alcanzaba con el apellido para todo, profe o compañero ) los incentivó.

El profe Sotelo era un hombre entrado en canas, retacón, de complexión gruesa, tendría unos cuarenta años mas o menos, no era gordo aclaremos, usaba unos lentes casi cuadrados de aquellos de carey grises de entonces.

El profe, como si se tratara de una caricatura, usaba un grueso bigote cano, le cubría ambos labios y sumado a ello su ininteligible y baja voz – apenas audible – se convertía en lo mas parecido al “murmullos” de Dick Tracy que existía, imagínense kilopondios, fuerzas, resultantes y demás explicadas en un formato rezo de iglesia !

De todas maneras me costó pero aprobé física, cosa que sería complicado no haberlo hecho pues luego cursé Preparatorios de Arquitectura.

Un día de aquellos “sotelianos” detengo mi atención ( como decían los filósofos ) y hecho un vistazo al resto de los compañeros, un poco para calibrar el nivel de atención general, otro poco por simple curiosidad. El panorama que presencié parecía extraído de una película de Fellini y quiero afirmar ( incluso solicitaría la ayuda de algún escribano lector del blog y lo certificaría ) que todo lo que vi y anoto es cierto, queda la constancia hecha.

En el fondo, digamos a tres cuartos hacia la ventana – nuestra clase era la primera hacia la izquierda entrando por la puerta principal de aquellos años del Liceo – , que daba hacia la oficina de la Dirección, sobre 28 de Febrero, continúo : estaba Beatriz ( Núñez, que vivía en los apartamentos de Ariel al lado de la Escuela ) sosteniendo magistralmente un espejo mientras se pintaba-delineaba los ojos, al centro ocupando el lugar de una gran madre, María del Alba ( habitante de Piribebuy ) tejiendo. Sí, dije tejiendo.

Lo repito : tejiendo, con aquellas agujas que se usaban para hacer buzos “ a mano” con ovillos de lana. No me puedo explicar el porqué de esta actividad ( ¿ se estaría haciendo una bufanda ?, sería por un tema de stress ? …pero un stress así con 15 años ? ) .

En fin, el asunto es que tejía y mientras participaba del rumor lejano de la voz del profe, que le podría llegar hasta allí de los conceptos no lo sé.

En el fondo-fondo, donde siempre se sientan los que desean estar mas lejos de los docentes y con mas independencia habí charlas y quizás cuentos o confidencias.
Circulaba por cada banco un períodico – hecho a mano literalmente, en ese entonces no había otra – que tenía a mi cargo como único periodista-editor y que contaba los acontecimientos e historias de la clase, los compañeros y la actualidad liceal en tono de humor, cada uno lo leía y lo pasaba al compañero siguiente, tuve la suerte de que nunca me lo secuestraron y si bien con eso bajaba el rating y el prestigio del medio, se cuidaba mi foja estudiantil.

EL CERITO
También en este entorno tan proclive a las distracciones funcionaba el “cerito”, que según recuerdo constaba de una plantilla, hecha a mano, de ceros, tan grande la plantilla como el juego que se pretendiera desarrollar, el juego consistía en ir “cerrando “ los cuadrados que formaban los cuatro ceros en las aristas, el que lo completara primero – jugaba alternativamente uno y uno – ganaba.

No existían dameros de ceritos pre-impresos, como ya dije, era un entrenamiento que requería todo un trabajo previo de parte de los jugadores y a veces mas valía atender una clase que tener que preparar la “grilla” del cerito.

EL AHORCADO

Este divertimento, que combina películas con eventos y frases célebres ( todo podía usarse para completar las líneas ) consistía en plantear una adivinanza y marcar cada letra con un guión bajo, si no se acertaba la letra aparecía un elemento que iba completándose hasta tener al famoso ahorcado ajusticiado.

Es tan bueno el mecanismo que hoy muchos programas de tv lo tienen como esquema de su guión, ni mas ni menos.

BATALLA NAVAL

Todo un clásico. Tocado, agua, hundido ¡ También requería de una grilla o cuadrícula, pero mucho mas pequeña que la del cerito pero, ayudados por los cuadernos con renglones esto no era un trabajo tan agotador.

Se formaban barcos, portaaviones, botes y demás, según estos fueran de dos, tres, cuatro o un casillerito y se ubicaban a base de estrategia en cualquier sitio del “mar” estructurado.
Se juega de a dos jugadores y por supuesto el primero que logra hundir a todos los barcos del contrincante es el que gana.

A cual de estos juegos jugabas ? Y cual era el profe o profesora que se hacía merecedor a estos divertimentos ?


Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.


Responses

  1. El que más jugábamos era el cerito!
    En algún tiempo libre, hacíamos en casa, en la IBM eléctrica de mi madre, las hojas con los círculos!! siempre tenía alguna en la cartera.
    Cartera, de cuero, portafolio, aquellas con hebillas…no esas mochilas preciosas que se ven hoy en día!

    • Uy, Amelia eso sí que es sofisticación !!! la plantilla del cerito hecha en la compu !!

  2. Que impresionante, aunque Gabriel , yo creo que Amelia se refiere a la IBM de “Minoelemento”, era donde trenían esas IBM todas las letras, una especie de pelotita plateada con todas las letras alrededor, que pegaba en una cinta carbónico de cassette.
    De todos modos era LA MAQUINA de escribir de la época.
    Yo las reparaba en la U. de la República y facultades, donde entré como becario de UTU a los 18., ya vendrá una historia de esos años y la tecnología.

    Creo que si amelia en aquel tiempo hubiera tenido una computadora en la casa, seguro ocupaba todo un cuarto, y el disco duro era del tamaño de un lavaropas.

    Para no desvirtuar el hilo sigo con los juegos, por supuesto en el Liceo 13 y la UTU, (IEME) donde fui se jugaba ésto y alguno más, más que nada en el 13 del hipódromo porque en la utu éramos todos varones y estaba mal visto eso de los ceritos, la batalla naval sí.. y además el famoso y nunca bien ponderado…
    TUTTI FRUTI!!!! con el que curró (o todavía curra) el famoso Freddy Nieuchowicz Abramovich, más conocido como:………..El Licenciado Orlando Petinatti.

    • Trabajé con la IBM monoelemento mas de 10 años, era la autoedición de entonces !! si la conoceré…. insustituíble en una agencia de publicidad.

    • Esa misma, Miguel!!! La IBM de la bolita, un lujo en aquella época!

  3. Debe decir “MONOELEMENTO” por favor redacción… Thanks!

  4. Debo confesar que creo que de niña y adolescente creo que tal vez tenía un costado un poquito sádico porque adoraba jugar al ahorcado…
    También jugaba muchísimo a la batalla naval, después le compré a mis niñas la versión en juego de mesa y volví a jugar junto a ellas.
    Otro juego que me encantaba era el tutti fruti, lo recuerdan?

    • Si, claro! el tutti frutti, lo juego con mis hijos hasta hoy!

  5. Hola, supe jugar al cerito, al ahorcado y al tutti frutti, pero creo que lo que más nos divertía era jugar al asesino. Hacíamos nosotros las cartas y había asesino y cómplice, si te tocaba la de asesino debías “matar a los demás” con una guiñada.si te tocaba cómplice debías adivinar quier era y hacerte el bobo, como que no sabías nada.
    Los demás debían descubrir, sin hablar quien era el matador.
    Lo jugábamos en recreos, horas libres y en la plaza previo entrada al gimnasio, pero lo más divertido era jugarlo durante el desarrollo de alguna clase, donde el asesino debía de alguna forma llamar la atención a sus víctimas para luego darle el guiñazo final. Todos prestábamos mucha atención……… al juego por su puesto.Recuerdo que usábamos las clases de música (un clásico para crecer socialmente y no musicalmente) y francés ente los típicos “Ou est la gommme? Je ne sais pas, cherchella…”
    Bueno no escribo más porque estoy con tendinitis enyesada desde la muñeca hasta arriba del codo y se me dificulta montones?
    Ya que estamos, algún remedio casero para tendinitis de codo, saldrá por ahí?
    saludos Virginia

    • Virginia, que te mejores !!!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: