Posted by: gabriel | 13 July 2011

….cuarto kilo de dulce de leche, medio de azúcar, 200 gr de mortadela y dos panes chicos.

© VillaSayago.Com


Parece que fuera hace dos siglos….pero fue en el pasado. Todo o casi, se compraba suelto, el dulce de leche, los fiambres – por supuesto – , la pasta seca, la harina, el pan rallado, y la lista seguiría.

La visita al almacén culminaba con un sinnúmero de paquetitos de papel de astrasa, correcta y herméticamente cerrados con la doble moña que solo el almacenero dominaba como un arte. Los huevos se envolvían en papel de diario, eran épocas en que incluso en algunas casas se compraba un diario al mediodía y otro a la noche ( ¡ ), fruto de ello fueron varias generaciones de grandes lectores, incluso entre personas que solo habían ido a la escuela y….quien no sintió la curiosidad agregada de leer algunas de las noticias que envolvían las docenas o medias docenas de huevos ?

Los almacenes ocupaban las esquinas, cada dos manzanas por lo general había uno, tradicional, de toda la vida, aún no habían florecido los quioscos-ventanita de los fines de los 90s, por lo que el almacenero era respetado y se convertía en un guía y asesor de calidad en lo referente a los productos comercializados.Otro apunte mas : ninguno ostentaba carteles.

Vendían también vino suelto, aceite de bidón ( aquellos de subir y bajar un pistón ), kerosene suelto para los primus – luego sería para las estufas James y sus competidoras – y lo mas llamativo, las medidas de los envases tenían el “tamaño de la época”, qué quiere decir esto ?, pues que mágicamente una Coca-Cola de 750 cl, era la familiar y alcanzaba para toda la familia, el agua mineral era de un litro y también rendía para almuerzo y cena, hoy sin embargo una bebida de dos litros ni siquiera alcanza para el mediodía. Hoy “el tamaño” de esta época es mas grande.

En el local habían estanterías, sí como hoy podemos ver, pero éstas eran de madera y compartían espacio con un montón de ingenios llamativos : las balanzas de doble plato con sus pesitas de la mas pequeña hasta la de 5 kg., las grandes cucharas de metal para despachar las pastas secas, los embudos para el kerosene, las máquinas de cortar fiambre ( de aquellas gigantes ), los mostradores de mármol con una ventana debajo donde se exhibían los productos que no necesitaban frío ( porque los que sí lo demandaban, estaban dentro de aquellas fabulosas heladeras de varios cuerpos y puertas de terminación madera ).

Podría decirse que todos estos elementos se han sustituído hoy por llamativos productos, las verdaderas estrellas de hoy, que desplazaron al decorado del viejo almacén y a la figura del despachante-propietario.
Recuerdo incluso que en algún establecimiento, había una gran pinza larga, como de mas de metro y medio, terminada como en un palillo para apretar y bajar de lo mas alto de los estantes aquél producto que el cliente demandaba….todas cosas que a nuestras mentes infantiles nos asombraban y divertían.

Album de fotos en Coruña con la foto del almacén en Montevideo


Don Víctor, Abraham, el gallego Lema….cuántos personajes ( esto solo en las inmediaciones de mi casa en Olazábal…), vos a quien recordás ? , a qué almacén te mandaba tu madre ?, contabas bien el vuelto al regresar ?


Responses

  1. Estimado amigo:

    Yo vivia en la calle Danubio, casi Garzón.
    Mi calle terminaba detras del aserradero de Barragán, y mas allá, Olazábal…

    Fui compañero de clase de Guillermo Garrone, Raúl Andrade, etc. y conocí (conozco ) al creador de este blog y a su hermano (un poquito mayores que yo), los Erosa.

    Ese sector del barrio era desconocido para mi, ya que cruzar Garzon, siendo chico, era una aventura… No por el transito, sino por las cunetas que bordeaban la calle, con aguas de dudosa procedencia, y el terreno baldio que estaba justo en la esquina… pero alla ibamos con mama al almacen de Angelo…

    Si se paran justo en la desembocadura de Amiens en Garzón, y observan una estructura, dentro de lo que que hoy es la Eternit, con un círculo en una fachada a dos aguas, es el lugar.

    Un almacen como la que tu describes. Julio, haciendo um primigenio “delivery”, Angelo, fiándonos en la famosa libreta.

    Tuvo la grandeza de que cuando se fue, nos perdonó la deuda de ese mes… gestos de antaño entre vecinos.

    Lindos recuerdos.

    Saludos, Ernesto Tappin

  2. Gabriel:
    Como siempre la metiste,
    me encanta recordar este tipo de situaciones que vivímos cuando eramos niños, quizás algunos mas jóvenes piensen estos viejos están ga-ga pero dentro de unos años cuando a ellos les pase lo mismo nos recordarán y allí recién nos comprenderan. Sobre almacenes del barrio voy a nombrar algunos en la calle sauce al lado de donde vive la familia Pullares, estaba el almacén de DON CASARINO, que luego paso a manos del GALLEGO RAMON quién tuvo luego muchos años el supermercado de Ariel y Garzón hoy cerrado.

    Casi enfrente estaba la cantina de don ANGEL que oficiaba de Sede del Glorioso Sauce F.C, si bien no era un almacén es justicia recordarlo, lo mismo pasa con la carnicería de Enrique que estaba en Sauce, casi llegando a Martín Ximeno, en dicha esquina estuvo el almacén de los ARMENIOS CHAMBIAN, luego hacia Gabito estuvo la cantina del LOCO JUAN, al lado de lo de Don TEODORO que hacía vino casero, pegado allì el almacén de DOÑA REINA esposa de Roberto PUPPIO hermano de Sergio propietario de la Barraca EL MIRLO.

    En Gabito frente a donde termina Sauce estaba el almacén de la familia REN, que funcionaba en su casa, De los que tú nombras recuerdo a DON ABRAHAM en la esquina de Ariel y Olazabal. Ahora paso a los recuerdos, cuantas veces fui a buscar para el viejo 3/4 y una gaseosa (vino), habían carameleras de vidrios redondas de vidrio tipo pelotas, donde se guardaban los caramelos, se acuerdan del ZAR ZABALA, el pan chico (cuernitos, marsellés, porteño), quizás algunos no lo recuerden pero las naranjas por ejemplo no se vendían al peso se vendían por docena, en lo del Gallego Ramón colgados en el techo habían ollas y utencilios de aluminio llenos de tela de araña, quién no tuvo debajo de su cama las famosas escupìderas o pinicos para evitar levantarnos en las fríass noches de invierno.

    Dejo para el final tres personajes que pasaban por Sauce y Gabito uno de ellos vendía fruta y verdura en una jardinera era un veterano italiano llamado DON DONATO, otro era uno que vedía manices en una inmensa bolsa de cotín de colchon no recuerdo su nombre y el tercero era el hilero del Frigorífico Modelo que pasaba en su carro blanco con letras negras tirado por caballos, en fin muchos recuerdos y una reflexión final vieron que yo hablo de Don y Doña, así me lo enseñaron mis padres y representaba el respeto que lo debíamos a nuestros mayores, que lejos lamentablemente estamos de ello.

    UN ABRAZO Y HASTA LA PROXIMA.

  3. Aporto un par de almacenes: uno, el que tenía un gordo sonriente y macanudo llamado Laurito, de nombre ODA en Ariel e Ignacio Rivas (donde doblaban los trolley, 66 y 68 de AMDET, y el 522 de COME). Tenía un gato que se escondía entre las cajas de galletitas y que un día -por mi culpa- me abrió un dedo de un zarpazo…

    Otro era el de un serio gallego y su esposa, en Propios y 28 de Febrero, cuyo nombre no recuerdo. Tenía muchísimas botellas de distintas bebidas muy viejas guardadas, que algunos supieron valorar por su añejamiento de décadas y comprárselas cuando cerró.

    Fernando Repetto.

  4. Y las galletitas aquellas con florcitas de azúcar de colores arriba? que venían en unas latas…se acuerdan? qué ricas que eran!…comía todos los días, acompañando el Vascolet, mirando Pibelandia…

  5. Se acuerdan de las cajoneras gigantes que habían atrás del mostrador? Tenían unos cajones muy profundos con un vidrio para ver el contenido, generalmente fideos, que agarraban con aquellas palas grandes como latas de duraznos en almíbar cortadas y los ponían a pesar sobre el papel de astrasa con el que los envolvían, que con dos giros en el aire quedaban sujetos a las orejitas torneadas a los lados del paquete. A mí me encantaba jugar al almacén, justamente para poder envolver con esa presición de malabarista (sin que se me calleran las moñitas al hacerlas girar en el aire)…dificil, ché!


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: