Posted by: gabriel | 25 June 2012

La Quinta de los Lecocq por dentro, por la profe Tonossi

Introducción : la Profe Tonossi nos sorprende. La historia – ya publicada como comentario – de su familia inmigrante es deliciosa, pero esta otra, que nos introduce en un mundo rural y sin embargo sumamente cultivado ( valgan las dos acepciones ) es bellísima.

Los altos muros de la vieja quinta de los Lecocq realmente escondían un paraíso, un punto culminante de esta región que denominamos Sayago Rural y es también una muestra de las aportaciones de locales e inmigrados.

Quedarán imágenes de la quinta ? Pregunta que trasladamos a Estela.

Si alguna vez – cuando empezamos a escribir este blog – soñamos con historias plenas de belleza, creo que aquí empiezan a aparecer, gracias por compartirla Profe !

Lo que sigue es el relato en primera persona.

De Ignacio Rivas y Boggiani al lejano Lecocq y Ariel, por la Profe Tonossi.

Estimado Gabriel, veré si puedo conseguir alguna foto ( NdeR: le pedimos alguna imagen, si es que la hay de la vieja quinta de los Lecocq ) pues estoy tratando de localizar las fotos que estaban en una valija chica de madera que tenía mi papá, don Nicasio Tonossi y que creo que quizás mi único hermano – Osvaldo, que vive desde hace muchos años en Estados Unidos – sepa algo de ella, de la “ valija del tesoro de los recuerdos de Sayago“.

Si la pudiera hallar, sería verdaderamente como encontrar un tesoro!!!

Te agradezco tu comentario sobre parte de mi historia familiar. En la última observación cuando hablas de los muros de la quinta de Lecocq, creo que tenían más de 1/2 metro de ancho y eran de ladrillos!!!

Creo que para la época que se construyeron no existían los bloques. Te confieso que lo último que señalaste, que eran tan altos que no se podía ver nada para el interior, tu observación me “mojó” la oreja, como decimos los uruguayos.

Delmira AgustiniMira, como adelanto te digo que , cuando llegábamos caminando por Ariel hasta Cno. Lecocq, “flor de pateada“, desde que salíamos de casa en Ignacio Rivas casi Pedro Boggiani, la cuenta empezaba cuando llegábamos a Áriel y Garzón (donde en una esquina estaba la barraca ( de Don Diamante ) Molessini y en la otra la casa de Delmira Agustini, con su bella fuente blanca a la entrada y que cuando le preguntaba a papá sobre nuestra famosa poetisa, sólo me contaba que ” había sido la casa de ella” y no decía más…

Yo era chica y no iba a entender hasta muchos años después la tragedia de la vida de nuestra Delmira….

La Facultad de Agronomía era entonces la Granja Modelo, pero mas bien parece un casco de estancia no ? ( © Esther Fernández de Franzia )

Prosigo, cuando pasábamos por la quinta de los Francia ( NdeR : en la foto de arriba se ve a Don Emilio Francia, primo de los de la quinta en sus tareas en el predio de la Agronomía ) , grandes amigos de mis tíos Astrúa-Tonossi llegábamos a Carafí, por allí vivían mis tíos : José y Ramón, los Rabuñal, los Porta y tantos otros que ya no recuerdo y el camino se acortaba hasta llegar a la Fábrica de Columnas de la UTE; otra “pateadita más” y estábamos en Ariel y Lecocq , y ya veíamos los muros que tú mencionas, bueno, para mis ojos de niña y luego de adolescente, atravesar el portón de los muros, el gran portón, era el comienzo de la aventura, era sentirme como “Alicia en el País de las Maravillas”.

En el País de las Maravillas

Lo que venía después era “entrar en un mundo de maravillas” porque todo el entorno se transformaba , la hermosa casa colonial a la entrada, donde vivía el Dr. González Danree, jinete de largas botas que acostumbraba pasear por la enorme quinta montado en su caballo…. la casa en sí, con sus pisos de ladrillos, sus techos con vigas de madera y la sala de música, donde el dueño tenía todo tipo de instrumentos musicales, y lugar de veraneo de la famosa Elianne Richepin, que inauguró el Concurso Ciudad de Montevideo, concurso mundialmente famoso dedicado a los jóvenes y talentosos pianistas. ..

Ella misma es reconocida hasta hoy como sino la mejor , una de las mejores intérpretes femeninas de Chopin.

Vivía un romántico affaire con el Dr. González Danree, ella una dama francesa jóven, chiquita y menuda, que solía bañarse en un estanque o piscina que estaba al costado de la enorme casa, desnuda y jugando con sus enormes perros….

Cenaban bajo una glorieta en la noche iluminada por una velas encima de la mesa redonda, donde a veces el Dr. “flambeaba” el postre, mientras en las hermosas copas de cristal, que refulgían bajo las luces de las velas, tomaban el vino exquisito que fabricaban el Dr. y mi tío Adolfo Astrúa y que era conservado en una cava de piedra situada como en un sótano al otro costado de la casa, cerca de donde estaban las caballerizas.

Querido Gabriel y queridos sayaguenses, no piensen que estoy imaginando, estoy contando lo que mis asombrados ojos veían.

Más tarde la famosa pianista contrajo enlace con el Dr. González Danree y me enseñó algo de piano, muy poco – porque viajaban mucho – pero era un disfrute para mí practicar el francés, ya que estaban asombrados de que sólo con los 4 años de francés en el liceo No. 9 de Colón tuviera tan buena pronunciación.

Allí comenzaron mis contactos con el idioma francés que me animaron a seguir estudiando otras lenguas ya que descubrí allí mi vocación por el estudio y enseñanza posterior de varios idiomas.

No piensas Gabriel y queridos sayaguenses que mis experiencias fueron hermosas?

Así trascurrían mis días en la quinta, donde durante la vendimia íbamos con otros Tonossi a juntar uva y cuando la cosecha de las manzanas , a juntar manzanas,etc. etc.

Será que me estoy poniendo vieja, pero daría lo que me puede quedar de vida para volver a recorrer la quinta de Lecocq, bañarme en el estanque, recoger uvas y manzanas, comer CASTAÑAS al fuego, ayudar a mis queridos tiós en las tareas rurales, verlos a ellos y a mi familia, los que se fueron y los que todavía estamos para recordar cosas del glorioso Sayago rural… y compartir relatos de mi querida familia…….

Obituario de Eliane Richepin aparecido en la prensa francesa.

Habrá algún sayaguense que conserve fotografías de Camino Lecocq anteriores a la irrupción del monstruo de Ancap en la zona ?


Responses

  1. Hermosa historia. Gracias por compartirla.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: