Posted by: gabriel | 8 December 2014

El año 1950 en la Escuela República de Honduras, por Graciela

Preciosa vista de un bonito edificio escolar ( © F.Manzoni )

Preciosa vista de un bonito edificio escolar ( © F.Manzoni )

Has logrado algo mágico con VillaSayago.com, Gabriel !!

Apagué las informaciones periodísticas todas haciendo referencia a traiciones y honores de los integrantes de los partidos políticos, por Dios!! es desgastante e incoherente en casi todos las banderías, corté el Face !! después responderé.

Patio de la Escuela 99-110 sin los olivos y con las nuevas aulas.

Patio de la Escuela 99-110 sin los olivos y con las nuevas aulas.

Mejor me sumerjo en mi túnel del tiempo y llego hasta el año 1950, qué año tan conmemorativo y especial !!

El caso es que papá estaba terminando la casa grande ubicada en Olegario
Andrade esquina Araure, él era ferroviario como casi todo el gran barrio de Sayago-Peñarol-Colòn; en ese tiempo ya era guarda, había empezado desde peón guardafrenos ,en fìn todos los escalafones.
La casa era grande en aquellos tiempos se usaba lo que ahora en algunos países le llaman el “buen fin”, esto es: ayudar a a levantar una planchada, una pared, todo por hacer la ”pierna” al compañero!!

Entrada a la Escuela 99-110 en camino Ariel[/caption]Hacer una “canchada” para revocar las paredes….en fin todo era una fiesta desde mis ojos de niña, todo se terminaba además, con un asado y un abrazo de amistad.
Mi hermana 4 años mayor que yo, ya iba a la escuela y empezó a llevarme con ella; mamá tenía que ayudar a papá y cuidar de unas gallinas que había en el fondo de la casa – también un conejo blanco que era mi mascota.

Entrada a la Escuela 99-110 en camino Ariel

Entrada a la Escuela 99-110 en camino Ariel

Por mas que estaba entusiasmada con ir a la escuela no dejaba de tener tristeza de separarme de mamá por un rato. En fin, el debut de escuela Honduras me tomó por sorpresa porque a pesar de ser pequeña mi hermana me tenía en su clase de 4ª año con la “señorita” Marrone.

El salón estaba ubicado del lado del portón grande, su pared daba a la calle Ariel ,me habían dado unas juguetes para entretenerme, pero quería salir pronto al patio donde ya había visto que caían aceitunas de los olivares y podría llevárselas a mamà !
Ah y jugar en el arenero -de donde no salíamos nada prolijos – era redivertido!!

Espero les guste mi narrativa totalmente autodidacta, pronto seguiré relatando mis recorridas por la escuela Honduras en ese tiempo maravilloso!!

Graciela


Responses

  1. Qué increíble!!! Los relatos de escuela tienen algo de universal e intransferible a la vez. Me transportaste hacia mi propia escuela Graciela, la 25 del Paso Molino, aunque allí no había olivares en el patio sino paraísos. En fin… gracias!!!!! Buen aporte!!! Y claro, se esperan más.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: