Posted by: gabriel | 18 October 2017

Épocas de artesanía hogareña

La máquina Singer de mi abuela, e infaltable en los hogares de antes.

Ya en el post anterior tocamos el tema de la vuelta de los clásicos, de utensilios o máquinas que vimos en nuestra infancia y vuelven, con otros criterios, con otra formulación de venta, pero….que tratan de convertirse en imprescindibles.

Una de estas vueltas la protagonizan las máquinas de coser, que hoy con el tema de “patchwork” de artesanía doméstica, de tutoriales de YouTube incluso, hacen su puesta en escena.

Pero vayamos a lo nuestro, o sea, cómo conocimos estas prácticas Singer. Mi madre, con los años supe, había hecho el consabido curso de “Costura y patronaje” que era casi inevitable en una generación que aún no tenía la idea de estudiar inculcada a fuego, lo primero que se aprendía eran las tareas domésticas y entre ellas la de hacer la propia ropa era importantísima.
Luego podría pasar a ser la modista del barrio, la que hacía las reformas a ropas que se reciclaban o simplemente la mami que vestía a sus pequeños.
En diferentes etapas, y no cronológicamente como lo enuncio mas arriba lo viví en casa.

Desde los disfraces para los corsos del barrio, pasando por la ropa de todos días – rodilleras incluídas – hasta los vestidos mas formales para eventos, grandes cumpleaños o fiestas, todo se hacía en la Singer de mamá. Todo lo hacía mamá…que vale la aclaración.

Donde encontré este manual ? Creo que es el original que venía con la máquina…ya no lo recuerdo, lo debo de haber traído de Montevideo y esto ya sería parte de otro post – que sí lo haremos – relativo a las cosas que nos llevamos cuando iniciamos una vida fuera de nuestro lugar de nacimiento….

Scaneado del catálogo de la máquina Singer de mi abuela ( © VillaSayago.Com )

Había otra cadencia del tiempo, claro, éramos niños, el vértigo no era el actual, lentamente las cosas se iban produciendo en casa, hoy hablamos de la costura, de corte y confección, pero lo mismo sucedía con las mermeladas – en casa se hacía de higo – con el viejo y querido matambre relleno, que era una institución de las abuelas, digamos que eran las “autorizadas moralmente” a hacerlos, pues tenían y transmitirían todos los secretos relativos a su elaboración.

El matambre, y acabo este post, corte que aquí se conoce como “secreto”, así le dicen…..lo preparan al horno….un día en un restaurante de pueblo, fuera de Barcelona, le pregunté a la encargada si no lo hacían ” a la leche”….me dijo que no, pero que preguntaría a la cocinera, argentina de origen, para que lo prepare….era tal el desconocimiento de esta señora que cuando le expliqué la receta pensaba que la leche se sacaría, que no se cocinaría allí todo junto en la asadera…..

No creo equivocarme si pienso que muchos de los lectores han tenido experiencias similares, nos cuentas las tuyas ?

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.

Advertisements

Responses

  1. Hola, sí en casa había una máquina de coser similar!!! La usaba mi abuela, y creo que lo que mas me entusiasmaba era ayudarla para fisgonear lo que había en los cuatro cajoncitos. Muchas veces fueron refujio de alguno que otro “tesoro” de mi niñez.
    Recuerdo que estaba en el comedor de mi casa, cubierta con un protector de tela floreado, y que también se usaba solo una vez por semana para coser lo que se hubiera descocido, o hubiera que remendar.Se usaba solo un día porque para utilizarla había que retirar una enorme radio de válvulas que mi abuelo apoyaba sobre esta máquina!!!
    Dos recuerdos imborrables de mi niñez, increíble pensándolo ahora, que estos dos grandes inventos estuvieran juntos!!!
    Saludos Virginia

    • Virginia….y la radio? Funcionaba ?

      • Siiii, claro que funcionaba!!
        Tenía AM y varias ondas cortas, que no se usaban porque no se le había puesto la antena.
        Mi abuelo escuchaba continuamente música clásica en CX6 SODRE.
        Recuerdo que la radio tenía una luz que iluminaba el dial, que era un vidrio pintado con las frecuencias, ondas etc;de este modo mi abuelo se sentaba al lado de la “máquina de coser-repisa” y de nochecita no necesitaba encender la luz de la habitación.
        En ese ambiente me decía, a mis tres o cuatro años , mientras escuchábamos música clásica, que los bailarines estaban dentro de la radio, y que eran como duendes muy pequeños.
        Recuerdos realmente hermosos!!

        • Estaba leyendo lo que escribiste Virginia, y me imaginaba la habitación con la semipenumbra, la cálida luz del dial ( por lo general era una lucecita amarillenta ), un abuelo y su nieta escuchando música clásica…..parece el relato de un cuadro de Norman Rockwell a “la uruguaya”.
          Recuerdos realmente hermosos, aunque no sean míos!!

  2. Hola, en mi casa, hubo una Singer y más adelante otra mas sofisticada, que bordaba, pegaba botones, hacía ojales, aprendí a bordar en esa máquina, y
    como dice Virginia, los tesoros de los cajoncitos de las máquinas, al igual el enorme frasco de vidrio, lleno de botones, me encantaba jugar con él…

    También había una radio a válvula con la que antes de tener TV, nos sentábamos alrededor a escuchar “LAS BUENAS NOTICIAS DE RAUSA”, el programa de Mejoral de preguntas y el de Adolfo Mañan, DIGA BY DIGA LO, y el tan famoso DIGALO CANTANDO Y TRAIGALA VOLANDO, que pedían que llevaran tal cosa y había que llevarlo a la farmacia elegida del barrio y desde donde transmitían.

    Aprovechaba mimadre, para enseñarnos a tejer, y pasábamos el invierno, tejiéndonos un buzo, con el ladrillo o la maceta encima del primus para darnos calor, y la cena era una taza de avena con leche, o mazamorra de maíz, o leche con gofio…. jajjjja,, cuántos recuerdos vienen a la mente, Que tengas buena jornada…

    • Mirá Alicia, tanto me gustaban los frascos con botones que me traje de Uruguay uno que me regaló la mamá de un amigo….aún lo tengo presidiendo el largo estante donde tengo las fotos familiares, está muy cerquita de la foto de mi madre….como un homenaje.
      Las cosas sencillas son las cosas profundas, no necesitábamos tanto….ni ahora ni antes….un esfuerzo y terminamos de darnos cuenta de que así es la vida…


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: