Posteado por: gabriel | 17 diciembre 2019

“Adiós para la casa de Delmira” II

Artículo marcha mercedes ramírez

Cabezal de artículo de Semanario Marcha


Adiós para la casa de Delmira II
Marcha, por Mercedes Ramírez

Una familia burguesa de principios de siglo.
En las primeras décadas del siglo era de mal gusto tener la piel tostada. Las damas defendían su blancura con sombreros aludos, velos y polvo de arroz. Si se poseía la suficiente renta como para ello, también era de mal tono pasar el verano en la ciudad. Era de rigor veranear en las quintas de los aledaños. Los aristócratas ya habían copado el Prado. Pero el buen burgués enriquecido podía comprar un predio en Sayago o en Colón para que las señoras en las siestas de verano, desciñeran sus opulencias encorsetadas.
Don Santiago Agustini compró sobre Garzón un vasto predio que se extendía desde Ariel a Millán. Había plantado en él granados, caquíes ( sic ) un laurel, un pino y palmeras de varias especies, y nísperos.

Para su esposa, doña María Murtfeldt, siempre aquejada de males y dolores, amiga de las tiquinas y la hidroterapia, edificó una casa veraniega de cuatro habitaciones y departamento de servicio, una pequeña cocina y un inmenso cuarto de baño de cuatro por cuatro. Una sólida construcción, sin duda, con vitrales en la puerta cancel, claraboya fija en el patio interior, dos caños de desagüe interno que ante cualquier chaparrón no daban abasto provocando la inundación de las habitaciones – mucho mejoró la arquitectura desde entonces – una casa, en fin no de lujo, pero sí confortable y no exenta de pretensiones como correspondía a una familia que tenía acceso al Club Uruguay. En efecto, tres escalones y una balaustrada separaban la finca de la quinta y una fuente circular hacía un simulacro de parque sobre la calle Ariel.

La fuente de Delmira en diciembre de 2011 ( © Miguel PR )


La familia compuesta por el matrimonio, un hijo y una hija, llegaban en tranvía hasta Millán y Larrañaga y allí los esperaba el cochero de Sayago, Don Antonio Moro, para conducirlos hasta la propiedad. O bien la familia viajaba en tren y caminaba la cuadra larga que va desde la estación a la casa.

Es seguro que si la niña de la familia no hubiese sido, como era , Delmira Agustini, no valdría la pena hoy decirle adiós a esa casa que está siendo demolida.
Pero, en la segunda habitación de la derecha dormía o se desvelaba Delmira…la nena, la niña prodigio de el Libro Blanco; la dual Delmira, modosa y trágica, dominada y dominadora, obediente, audaz, simuladora; víctima de los prejuicios familiares e intrépida en el ejercicio de una carnalidad que la iba a conducir a la muerte.
En los viajes en ferrocarril a Sayago, Delmira conoció a André Giot de Badet, el refinadísimo francés que daba fiestas en el palacete de Colón en atuendo de travesti.
“Hermano, a veces dudo si existes o te sueño….”

A la sombra de frondosas enredaderas de Santa Rita, Delmira habrá escrito muchas cartas furtivas a Enrique Job Reyes, su futuro esposo y asesino.
Habrá escrito muchos versos….

“Mi lecho que está blanco es blanco y vaporoso
como flor de inocencia
como espuma de vicio!
Esta noche hace insomnio
Hay noches negras, negras, que llevan en la frente una rosa de sal….
En estas noches negras y claras uno se duerme…”

Continuará.
Pueden leer el primer post en
Adiós a la casa de Delmira I

Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: