Posteado por: gabriel | 15 octubre 2020

Envíe su chisme a “La Tijera de Colón”, año 1928

Preciosa perspectiva de la formación sobre el lateral del liceo 23 ( © Luis Falla 2010 )


Reproducimos aquí otras dos joyitas de “La Tijera de Colón” de 1928. Volvemos a hacer hincapié en cómo se las gastaban los redactores, verdaderos “creadores de contenido” de aquel entonces.
Evidentemente el llamado al envío de “chismes” funcionaba, porque los detalles poéticos que revisten a los personajes nos hacen ver las características reales de la persona que pintan.


Importante

Usted que simpatiza con nuestra obra, puede hacerse el gusto de enviar un chismecito a esta Revista, pero de paso le rogamos que ponga el nombre y apellido completo de aquellos de quienes trata el chisme, que
nosotros nos encargaremos de poner solo las iniciales. Puede colocar la correspondencia en el buzón puesto con ese fin en el hall del
Cine Artigas, o enviarle a C. de Correo 602.

El Hombre del Tren

Surgió de improviso. Como la dulce Flor
de Té, nadie sabe de dónde ha venido, ni cual
es su sastre ni a quién heredó.

Así como en una mañana luminosa notamos
con alegría que el rosal tiene un pimpollito
blanco cuya existencia ni siquiera habíamos
sospechado hasta entonces, se apareció
repentinamente en el tren.
Un buen dia se le vio venir por el andén
con un encantador saquito de tres botones
que parecía cortado a la garçonne, y con la
gorra inglesa en la mano, para poder así deslumbrar
con su engominada que algunos mal
intencionados dicen que tiene como base principal grasa de carro.
Las chicas lo miraron, sonrieron graciosamente
y pasaron a otro asunto.

Pero al día siguiente el muchacho raro se
vino con un par de guantes y una pipa con
caño de guampa. Ante este alarde de buen
gusto, las chicas también sonrieron, pero entonces
fué de admiración. Se trató de saber
quien era. Peroel Petronio guardaba bien los
antecedentes. Lo único que se supo fué la localidad
donde invernaba : Peñarol.
Y días después, oh asombro!, apareció luciendo
un bastón nuevecito y brillante con el
cual bien pronto ensartó los corazones de todas
las chicas viajeras.

Esta fué la epopeya del chiquilin raro. Tito
le hizo una caricatura que no reproducimos
porque francamente el nene del bastón
no merece los gastos del cliché. También se
imprimieron muchos ejemplares de un foxtrot
que creemos lleva por título “Niño bien
y música de “Estoy que me m u e r o”
Pero el pebete excéntrico lo tomó a mal. Y
prometió muertes a diestras y siniestra, en
cooperación con la bubónica y la fiebre amarilla.
Desinteresadamente le damos un consejo:
che, botija,-vayase pronto. La policía h a notado
que desde que Ud. se dedicó a la elegancia
h a n desaparecido muchas chicas en Montevideo.
Y hasta se sospecha que Ud. las tiene
secuestradas en su castillo feudal, y que
las siete llaves con que Ud. las encierra, están
en el bolsillo de su pantalón, sujetas a
la frágil cadena de aljibe que Ud. lleva a
modo de llavero.

La tijera de Colón, año 1928


Creative Commons License
http://www.gabriel329.wordpress.com by gabriel329 is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: